El alcalde de Santiago sostiene que «non foi unha decisión acertada potenciar os tres aeroportos»

s. l. SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Extendió la argumentación a otros equipamientos que entiende que también están sobredimensionados en Galicia, como la oferta universitaria

14 ene 2015 . Actualizado a las 10:23 h.

La idea de que tres aeropuertos conectados por 150 kilómetros de autopista representan una infraestructura excesiva para Galicia es vieja. Muchos ciudadanos comparten una opinión que también es usual en análisis técnicos. Lo que escasean son cargos políticos que asuman ante un micrófono una tesis que tampoco llega en el momento más oportuno, con un proceso privatizador de Aena en marcha que coge a los aeródromos gallegos buscando la salida a una crisis en la que han perdido 850.000 usuarios en dos años. Esa reflexión la hizo ayer el alcalde de Santiago, Agustín Hernández, quien consideró «evidente» que impulsar las tres terminales «non foi unha decisión acertada». Así lo manifestó el exconselleiro de Infraestruturas en declaraciones a la cadena Ser.

Hernández enmarcó la idea en una argumentación que extendió a otros equipamientos que entiende que también están sobredimensionados en Galicia, entre los que mencionó la oferta universitaria. «É evidente que non foi unha decisión acertada potenciar os tres aeroportos. Como tampouco o foi incrementar a oferta universitaria en Galicia. Como tampouco foron moitas decisións tomadas no seu día», objetó el regidor compostelano, que sugirió así que medidas adoptadas en tiempo de bonanza económica quedan ahora en entredicho por la crisis. El alcalde compostelano deslizó ese comentario a raíz de la intervención de una oyente, que cuestionó que infraestructuras como la vieja terminal de Lavacolla lleven varios años sin uso. Hernández, que recordó que la competencia en ese ámbito es de Fomento, esgrimió que en su momento nadie criticó inversiones que ahora pueden ser cuestionables.

El aeropuerto de Santiago, como el de A Coruña y el de Vigo, mejoró en el 2014 los resultados de tráfico del ejercicio anterior, con lo que las tres terminales consiguieron romper dos ejercicios de pérdida de viajeros. En concreto, la terminal de Lavacolla ha forjado su recuperación sobre el fuerte incremento de pasajeros en los vuelos internacionales. El balance del 2014 que está cerrando Aena confirmará que por el aeródromo compostelano han pasado alrededor de 400.000 clientes de vuelos exteriores, con los que pulverizará con holgura el techo histórico de 350.000 que alcanzó en el 2013.