Crean un banco de casas en alquiler por cien euros para repoblar A Lama

La asociación de la parroquia de Xesta dota un fondo, con siete viviendas ya en oferta, para atraer nuevos vecinos


pontevedra / la voz

La caída en picado de la población del municipio pontevedrés de A Lama ha pasado de goteo a hemorragia, y para evitar que se agrave todavía más los vecinos han creado un banco de viviendas, a un alquiler casi testimonial, para atraer nuevos residentes. La oferta se centra en la parroquia de Xesta, donde las familias propietarias de siete casas las han incluido en una lista con la que esperan revertir su crisis demográfica.

La oferta es sencilla. Los vecinos ponen casas sin uso actual a disposición de nuevas familias, que estén dispuestas a venirse a vivir hasta A Lama, a cambio de un alquiler de cien euros al mes, más los gastos de luz, agua y mantenimiento de la vivienda.

Todas las casas que entren en este listado tendrán el mismo precio y las mismas condiciones de alquiler, bajo la supervisión de la asociación de vecinos de Xesta. Su presidente, Enrique Vaqueiro, explica la filosofía del proyecto. Su asociación actuará como «intermediadora» porque «colocará las casas en alquiler, buscará inquilinos y asesorará a los propietarios para redactar un contrato con garantías y seguridad», sostiene.

La primera tanda de participantes colgará el cartel de «se alquila» este mismo mes en los edificios escogidos. Pronto se espera que se sumen más viviendas al proyecto, todas ellas, en principio, en las diferentes aldeas que conforman la parroquia de Xesta.

Si logran la llegada de nuevos inquilinos al municipio, no solo impulsarán la demografía, sino que evitarán que muchos de estos inmuebles se continúen deteriorando por la falta de utilización o se vengan abajo.

Muchas familias de A Lama se vieron obligadas a emigrar en el siglo XX por la falta de oportunidades laborales y tienen en México su principal colonia. En cuanto el sol del verano empieza a brillar en Galicia, muchos de estos emigrantes mexicanos regresan a sus casas originales, que durante el invierno han estado bajo la supervisión de personas que han estado garantizando su conservación.

Hay muchas casas que solo se abren en el verano, pero la propuesta de la asociación de la parroquia de Xesta no se centra en estos inmuebles, sino en aquellos que no se abren nunca o en raras ocasiones.

El despoblamiento del rural es tan alto que en A Lama el número potencial de viviendas susceptibles de alquiler es bastante grande. «Estamos hablando con los propietarios para poner en alquiler aquellas casas que eran de los abuelos, que no tienen ningún uso, ni siquiera en verano», recalca Vaqueiro.

Situada a tres cuartos de hora de la ciudad de Pontevedra, en el límite entre esta provincia y Ourense, A Lama necesita nuevos habitantes con urgencia. Los datos son elocuentes y reflejan el despoblamiento del interior pontevedrés, que contrasta con la pujanza demográfica de los núcleos costeros.

En la década de 1980 en A Lama se superaban los cuatro mil vecinos. Diez años después, el número se había reducido, pero aún se mantenía por encima de los tres mil residentes. En 1996 se bajó de esa simbólica cifra y desde entonces no se ha vuelto a acercar. De hecho, hubo un nuevo descenso importante en el 2011, que sigue una tendencia constante desde entonces, y que le deja, según el INE, con solo 2.763 habitantes, conforme al último padrón publicado a 1 de enero del año pasado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
59 votos

Crean un banco de casas en alquiler por cien euros para repoblar A Lama