Denuncian ante la Guardia Civil la decapitación de pollos en una fiesta de A Mezquita

Recibió cuatro llamadas para denunciar los hechos por maltrato animal, pero cuando llegó al lugar no encontró pruebas de tal situación

la voz

La Festa de Reis de A Mezquita fue denunciada ante la Guardia Civil por vecinos de la localidad por maltrato animal en el día del gallo. En esa jornada, la tradición dice que varios gallos criados en el corral son suspendidos de una cuerda atados por las patas y colgados en medio de la calle. Una vez boca abajo, un joven (montado en un burro) le arranca la cabeza. Los animales son después servidos como parte de una comida de confraternidad.

Se trata de una parte de la fiesta no exenta de controversia, y que el lunes remató con cuatro llamadas a la Guardia Civil para denunciar los hechos por maltrato animal. Los agentes se acercaron hasta el pueblo y no encontraron prueba alguna de que se hubiera producido tal situación. Así lo explicaba ayer el alcalde, Rafael Pérez, que aseguraba desconocer si se había producido tal decapitación. «Eu non estaba alí», resaltaba, para explicar a posteriori que no es vecino del casco urbano y que cada pueblo tiene su propia Festa de Reis, con sus propias tradiciones (y lo del día del gallo no se da en otras aldeas del municipio). Aún así, ahondaba en que «en calquera tradición con animais hai xente a favor e xente en contra, pero non creo que ninguén estea a favor do maltrato animal».

En Ourense y Zamora

La Festa de Reis es una antigua tradición que todavía pervive en las montañas del sudeste de la provincia de Ourense (fundamentalmente A Mezquita y A Gudiña) y en la Alta Sanabria, en Zamora. Reservada históricamente a los hombres del pueblo, está presidida por el rey y el virrey (los cargos se eligen de un año para el siguiente, y son los responsables de la organización). Durante cinco días (siempre al inicio del año) se van sucediendo los cánticos por las puertas, la petición de aguinaldos, las comidas colectivas (hay un día del invitado, en el que cada vecino del pueblo puede llevar a conocidos al banquete) y hasta la presencia de personajes enmascarados. Perdida durante la década de los años 70, fue recuperada por un joven de la localidad en 1985 y desde entonces se celebra anualmente.

El virrey de esta edición, con quien La Voz contactó ayer, declinó hacer cualquier declaración sobre lo ocurrido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Denuncian ante la Guardia Civil la decapitación de pollos en una fiesta de A Mezquita