Un consenso político necesario


No es fácil señalar las medidas adecuadas para invertir la situación demográfica de Galicia, porque el fenómeno es general (no nos afecta solo a nosotros o a España, sino a Europa), y tampoco se ha encontrado una solución en otras partes (las poblaciones han cambiado, tienen otra mentalidad y otros valores), aunque es verdad que en algunos países la natalidad no es tan baja y el crecimiento vegetativo no es negativo.

Desde luego es importante que haya una situación económica diferente a la actual para que tengan efecto las medidas que se tomen, pero también que estas sean atractivas para la población en edad de tener hijos, ya sean desgravaciones fiscales, permisos de maternidad o paternidad, guarderías, facilitar la conciliación laboral y familiar, etcétera. Y, por supuesto, concienciar a la población de la situación y de la previsible evolución futura y sus consecuencias.

Pero también creo que en relación con las medidas que se pongan en práctica por las Administraciones (central y/o autonómica) debe haber un consenso entre todos los partidos políticos, por lo menos los que tengan representación parlamentaria, con independencia del que gobierne. El Plan de Dinamización Demográfica de la Xunta, de momento, no parece que tenga éxito (claro que la situación económica es mala y los resultados en demografía no cambian de un año para otro), pero tampoco tiene ese consenso con el resto de partidos.

Julio Hernández Borge es profesor de Xeografía Humana en la USC.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un consenso político necesario