El mar de fondo dificulta la búsqueda de los dos desaparecidos de Boiro

El hallazgo del cuerpo del patrón cerca de Sálvora desplazó al sur el dispositivo


Ribeira / La Voz

La búsqueda de los dos marinero Paquito Nº Dos se ha reanudado esta mañana con un radio de rastreo más amplio hacia el sur, entre las islas de Sálvora y Ons, hacia el norte de las Cíes. El dispositivo está integrado por el buque de Salvamento Marítimo María Pita y el Irmáns García Nodal, las Salvamar Mirach y Sargadelos, los helicópteros Helimer 215, Cuco y Pesca I, y la patrullera de la Guardia Civil Río Andarax, según informa Efe.

Restringido el tráfico en Corrubedo

La Policía Local seguía ayer restringiendo el tráfico rodado hacia el faro de Corrubedo, la zona cero de búsqueda de Santiago Blanco y Antonio Hermo, los dos marineros que siguen desaparecidos tras el naufragio del Paquito Nº2, que deja también un muerto, el patrón, Germán Fernández. Aunque en este emblemático entorno de la costa de Ribeira no se registró el aluvión de coches y vecinos del día anterior, sí volvieron a darse cita en el lugar tanto las familias de los dos desaparecidos -la de Germán ayer estuvo primero en el tanatorio y luego dándole el último adiós- como un buen número de voluntarios para poner ojos sobre las piedras, para no dejar rincón del litoral sin escudriñar. La impotencia empezó a hacer mella. Lágrimas, preguntas sin respuesta, lamentos y miradas perdidas resumían la mañana en el faro de Corrubedo.

El miércoles, desde esa zona podía seguirse bien la búsqueda por mar de los desaparecidos. Pero ayer ya no era exactamente así. El hecho de que anteayer apareciese el cuerpo de uno de los tres tripulantes, el patrón del barco, a 7,5 millas al sur del lugar del hundimiento, obligó a desplazar el dispositivo. Ayer, los medios, por mar y aire, de Salvamento Marítimo, la Xunta y la Guardia Civil rastrearon sobre desde una zona al sur de Corrubedo, donde se encontró el pecio, hasta las islas Cíes. Cuando la falta de luz ya casi obligaba a suspender el operativo de búsqueda, la Salvamar Regulus encontró, a 2,5 millas al suroeste de la isla de Sálvora, varios restos de un barco, que podrían ser del mejillonero accidentado. Se trata de un bichero y una visera. Pero Salvamento Marítimo no confirma que sean del Paquito Nº2.

En todo caso, fue complicado realizar las labores de búsqueda puesto que las condiciones de las aguas empeoraron con respecto al miércoles. Había mar de fondo del noroeste de tres metros. Y, aunque se pudo trabajar, ni la navegación ni la visibilidad, desde luego, eran las mejores.

Tampoco los buzos de Salvamento Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil tuvieron buena suerte con la visibilidad cuando bajaron para localizar el pecio y ver si dentro permanecían los cuerpos de los tripulantes. Fuentes de los GEAS indicaban que los submarinistas apenas tenían dos metros de visibilidad cuando hicieron las inmersiones y entraron en el barco y que, si apagaban las linternas, no veían nada. Aún así, se inspeccionó la nave, que tenía las puertas del puente abiertas, y se descartó que hubiese cadáveres en su interior.

¿Volverán a hacerse inmersiones al pecio? Fuentes de los GEAS señalan que sí. Pero indican que no para buscar cuerpos, porque eso ya se hizo y se concluyó que no estaban en el interior del barco, sino para comprobar cuestiones de seguridad y que se puedan elaborar los pertinentes informes sobre el accidente del Paquito Nº 2.

Precisamente, ayer, Comisiones Obreras reclamó que se abra una investigación para esclarecer las causas del accidente «y que se hagan públicas con la máxima urgencia para evitar que puedan repetirse». El sindicato dijo que este nuevo naufragio «pone de manifiesto la falta de control sobre los buques de pesca».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

El mar de fondo dificulta la búsqueda de los dos desaparecidos de Boiro