La oposición reclama elevar el gasto social con un vuelco al modelo fiscal

PSdeG, AGE y BNG defienden un incremento de los impuestos a las rentas altas y a la banca para generar entre 150 y 364 millones más de ingresos

s. lorenzo
santiago / la voz

Las fuerzas de la oposición parlamentaria realizaron ayer un denodado esfuerzo, cada una por su lado, por exhibir unos presupuestos alternativos a los que propugna el del Gobierno de Feijoo, y lo hicieron impulsando una serie de enmiendas que presentan un común denominador: promover un vuelco del modelo fiscal para incrementar la capacidad recaudatoria de la Xunta y poder disponer de mayores recursos para las políticas de empleo, la educación, la sanidad y los servicios de asistencia social.

Pese a que tanto el PSdeG, como AGE y el BNG manejan recetas diferentes para las cuentas autonómicas del 2015, todas estas formaciones coinciden en la creación de figuras fiscales nuevas, como son la creación de un impuesto sobre los depósitos bancarios y otro que grave las grandes superficies comerciales, a la vez que muestran cierta sintonía en elevar la presión sobre las rentas más elevadas, en eliminar algunas exenciones o bonificaciones de impuestos como el IRPF, sucesiones, actos jurídicos y documentados o patrimonio.

El portavoz del área de Hacienda del PSdeG, Juan Carlos González Santín, incidió en que su grupo defenderá una enmienda a la totalidad del proyecto de Presupostos para el 2015 para pedir su devolución, algo que es difícil que ocurra debido a la holgada mayoría de la que dispone el PP en O Hórreo. «Non serven», dijo Santín de las cuentas del PP, pues en su opinión solo continúan «persistindo na austeridade fracasada dos anos anteriores».

Los socialistas propugnan una serie de cambios fiscales que permitirían generar «da orde dos 364 millóns de euros» a mayores, lo que supone un aumento del 4,5 % sobre los gastos no financieros. Se habla, por ejemplo, de aumentar la llamada «fiscalidade verde», con tasas por contaminación atmosférica o de agua embalsada que generarían 9 millones de euros más. Otros 22 millones procederían del aumento del IRPF para las rentas más altas, otros 35 millones vendrían del impuesto sobre el patrimonio y 72 millones a mayores sería lo que generarían los cambios en el impuesto de sucesiones.

Desde Alternativa Galega de Esquerda (AGE) proponen incrementar en 150 millones de euros más la capacidad recaudatoria con una serie de nuevos tributos que, a grandes rasgos, coinciden con los señalados por el PSdeG y también por el BNG. La viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, dijo que «é falso» que la caída de ingresos de la Xunta sea lo que justifique los recortes sociales. En su opinión, «hai alternativa» que permitiría «evitar o sufrimento» de muchos miles de gallegos que lo pasan mal con la crisis y los recortes.

El aumento de la capacidad recaudatoria de la Xunta se destinaría principalmente a mejorar el gasto social, en línea con la apuesta del PSdeG, aunque AGE también plantea hacer una consignación de 20 millones para construir el dique flotante de la ría de Ferrol o incrementar en 15 millones de euros más los fondos para las universidades.

El BNG sostiene que las cuentas de la Xunta profundizan en los recortes y en la desigualdad social y que la ley de acompañamiento es un «coadoiro de reformas lexislativas que desmente o discurso do PP de rexeneración democrática». Las críticas del Bloque no son nuevas, porque entiende que tampoco lo son las recetas de Feijoo. «Continúan a política de recortes que aplica desde o 2009, non serven para reactivar a economía, non crean emprego e degradan servizos públicos como a sanidade ou a educación», denunció ayer Xavier Vence. El portavoz nacional del BNG reprobó que los Presupostos reflejan que el modelo de financiación autonómica está agotado para Galicia.

Aumentar los ingresos

El Bloque propugna cuatro grandes modificaciones fiscales. Aboga por una reforma del IRPF para que contribuyan más las rentas superiores a 100.000 euros. Además, pide elevar el impuesto sobre el patrimonio para las grandes fortunas, con una escala de tramos y propone la creación de dos nuevos tributos, una tasa para gravar a las grandes superficies comerciales y un impuesto a los depósitos bancarios.

Enmiendas por grupo

PSDEG-PSOE

Incremento de ingresos por 364 millones de euros mediante una reforma que aumenta la fiscalidad verde, grava los depósitos bancarios, las grandes superficies comerciales y elimina algunos beneficios fiscales.

Consignación de 192 millones de euros para impulsar un plan de empleo que permita crear 40.000 puestos de trabajo netos en los próximos dos años

Reducción de 222 millones de euros en gastos superfluos e improductivos, como asesores, publicidad, propaganda y gasto inmaterial.

AGE

Incremento de ingresos por valor de 150 millones de euros con una reforma fiscal que acabaría con algunos beneficios fiscales y establece nuevos gravámenes para depósitos bancarios, viviendas vacías, agua embalsada o grandes superficies comerciales.

Consignación de una partida de 20 millones de euros para el inicio de la construcción del dique flotante de la ría de Ferrol.

Consignación de 8 millones de euros para la creación de una renta de emancipación social, con especial atención a desempleados sin ingresos.

BNG

Incremento de la tributación por el IRPF a las rentas superiores a 100.000 euros, y el impuesto sobre el patrimonio a las grandes fortunas por medio de una escala de tramos.

Crear una tasa impositiva para gravar las grandes superficies comerciales, para frenar un modelo que «machaca» al comercio local y compensar el «drenaxe» de recursos que a través del consumo de los gallegos va a parar a los lugares donde las grandes multinacionales de la distribución tienen sus sedes.

Aplicar un impuesto a los depósitos bancarios, para aumentar los ingresos públicos a través de las rentas financieras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La oposición reclama elevar el gasto social con un vuelco al modelo fiscal