Santiago / La Voz

La sesión de control al presidente no solo fue pródiga en mensajes. También deparó gestos elocuentes. El más poderoso corrió a cargo del portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera. Mientras apuntaba directamente a Feijoo en el fraude de los cursos de formación, Jorquera mostró al hemiciclo una fotografía del verano del 2011 en la plaza de toros de Pontevedra, en la que el presidente de la Xunta aparece flanqueado por Rajoy y Rafael Louzán (presidente de la Diputación de Pontevedra y líder provincial del PP), acompañados en la parte superior de la imagen por Alfonso Rueda y por Pachi Lucas (Francisco Ramón de Lucas), sentado a la derecha del vicepresidente de la Xunta.

Con esta foto -en la que la persona que el sumario de la operación Zeta señala como el presunto conseguidor de la trama aparece en compañía de Rajoy y de parte de la plana mayor del PPdeG- el BNG se lanzó a por Feijoo. Pero el presidente no aclaró esa relación con Pachi Lucas, del que tanto Jorquera como el socialista José Luis Méndez Romeu destacaron que se trata de un «amigo personal» de Feijoo. Consultado por este periódico, el presidente admitió que conoce «y nada más» a Lucas.

El PSOE critica la «impunidade»

Jorquera leyó correos de Romay Beccaría, presidente del Consejo de Estado, a Gerardo Crespo. Evocó la dimisión del exdirector xeral de Traballo, Odilo Martiñá, horas antes de ser llamado a declarar. Y emplazó a Feijoo a promover una comisión de investigación en el Parlamento como la que se ha creado en Andalucía por los escándalos de los ERE. «¿Vai asumir responsabilidades políticas e persoais? Porque Crespo era do PP, Romay Beccaría e Negreira son do PP», reprobó el diputado nacionalista, que negó la explicación de Feijoo de que actuaron con celeridad en el caso. «Fixérono a remolque. Foron os traballadores das empresas os que denunciaron. E dixeron que cortaran relacións coa trama, cando no 2013 se concederon subvencións», objetó el portavoz del BNG. La diputada Ana Pontón mantuvo visible delante de su escaño la foto de Lucas con los cargos del PP durante parte del resto de la sesión plenaria.

Méndez Romeu exigió a Feijoo «medidas estruturais fronte á corrupción institucionalizada e o financiamento con caixa B xeneralizado no PP». Pero también achacó al presidente «relacións persoais altamente comprometedoras entre dirixentes do seu grupo e os implicados» en la trama empresarial. El portavoz socialista recriminó a Feijoo que, en lugar de dar explicaciones y combatir la corrupción, se limita a ofrecer «medidas cosméticas». «Cando a xente demanda decencia, vostede ofrece intolerancia e impunidade», acusó.

Méndez situó a Feijoo en el epicentro de lo que describió como una «epidemia de corrupción que corroe a democracia», y lo acusó de responder «con vaguidade» y poner «panos quentes» en lugar de medidas de choque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos

La oposición carga contra las amistades peligrosas de Feijoo