La Zarzuela dio el aviso y el CNI le puso una trampa para ver hasta dónde podía llegar


Mientras Francisco Nicolás sigue recluido y sin aparecer en público, la investigación continúa y poco a poco afloran detalles, por ejemplo de su detención. Según El Confidencial, habría sido la Zarzuela la que habría puesto sobre aviso a la Moncloa de la existencia de un joven que se estaba moviendo por círculos que no le correspondían. Entonces, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) habría iniciado un seguimiento y contrastado que Francisco Nicolás se colaba en actos oficiales presentándose con diferentes identidades, incluso como agente del CNI. Su error fue que se lo dijo a un colaborador externo del propio CNI. Inicialmente no se le dio mayor importancia, pero tras el episodio de Ribadeo, en septiembre, dado que se estaba descontrolando y al parecer comenzaba a pedir dinero por sus supuestas gestiones, se dio el paso de ponerle una trampa para ver hasta dónde podía llegar, hasta que fue detenido por la Policía Nacional.

Los reyes, en Boal

Quizás escamados por la repercusión de la fotografía de Francisco Nicolás en el besamanos tras la proclamación de los reyes de España, las medidas de seguridad se han extremado estos días con motivo de la visita que desde hoy hacen a Asturias Felipe VI y doña Letizia para entregar los premios Príncipe de Asturias. El sábado estarán en Boal, en el Occidente astur, a unos treinta kilómetros de Ribadeo, para entregar el premio al Pueblo Ejemplar. En la tradicional comida con los monarcas habrá 700 invitados, 500 de ellos vecinos. Para acceder al pabellón municipal, donde se improvisará el comedor, será imprescindible que los 700 invitados muestren el DNI de identidad. Solo, tras hacerlo y verificar la identidad del comensal, podrán entrar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La Zarzuela dio el aviso y el CNI le puso una trampa para ver hasta dónde podía llegar