Sin cartel fijo a 215 días de las urnas

El PP frena su maquinaria para las municipales hasta diciembre, el PSOE se entrega a las primarias, el BNG busca nombres clave y las plataformas esperan a Podemos


redacción / la voz

Faltan 215 días para que los gallegos elijan a los que serán los últimos alcaldes de la década y la mayoría de las formaciones mantienen aún sus cartas ocultas para pugnar por las plazas urbanas o incluso no saben con qué baraja intentarán competir todavía.

La falta de liderazgos claros del PSOE en no pocas ciudades; la mayoritaria desactivación local del Bloque en casi todas las urbes, y la indeterminación respecto a con qué piezas acabarán formándose las plataformas ciudadanas apoyadas por siglas de izquierda como EU, Anova o el grupo que pueda acabar desgajándose de ella, conforman un panorama de incertidumbres inéditas en la recta final de los mandatos municipales al que además se suma Podemos, cuya influencia se antoja determinante sea cual sea el papel que sus afiliados acuerden jugar con la normativa que les regirá a partir de las votaciones que llevarán a cabo hasta el día 26.

Partido Popular

Solo faltan Vigo y Ourense. El PP trabaja con la idea de hacer un gran acto de presentación de sus siete candidatos urbanos antes de las Navidades. Incluso podría realizarlo en noviembre, pero, como confiesa la dirección del partido en Galicia, desde Génova le han recomendado frenar la maquinaria electoral para no someter a sus candidatos a una prolongada precampaña de más de medio año. En todo caso, los populares dan por descontado que antes de que acabe el 2014 se despejarán las únicas dudas que restan para completar su abanico urbano. Con sus alcaldes fijos para tratar de repetir en A Coruña, Ferrol y Santiago, y con la nueva oportunidad ganada internamente por Jaime Castiñeira en Lugo y Jacobo Moreira en Pontevedra, solo resta por aclarar si José Manuel Figueroa será definitivamente la opción del PP para Vigo, y si Jesús Vázquez cambia el escenario político de la Xunta por el municipal ourensano, que es la vía más probable, o si en ese papel tratará de tener más éxito Rosendo Fernández, o incluso si la opción más improbable, la de resucitar al exalcalde Cabezas, acaba cobrando vida.

Salvo que Feijoo tenga en su mente un nombre sorpresa, o que cuando le sea expuesto a Rajoy no dé el visto bueno, en el PP conceden a Figueroa hasta un 80 % de posibilidades de pugnar por la alcaldía viguesa. Los populares descartan que tanto el caso de Vigo como el de Ourense se resuelva con encuestas, siendo una de las principales bazas a valorar la capacidad que se atribuya a los posibles elegidos para movilizar al electorado propio y arrastrar a los indecisos.

PSdeG

Solo resueltos Vigo y Lugo. Los socialistas gallegos han optado por alejar lo más posible la elección de sus candidatos a las alcaldía urbanas. Hasta el 30 noviembre no se resolverán las pugnas internas en el cuadrilátero de las primarias. A falta de que entre el 3 y el 17 de noviembre logren el 20 % de las firmas de los militantes de sus agrupaciones locales, A Coruña y Ourense contarán con hasta tres aspirantes a ser candidatos. Mar Barcón parte con ventaja en la plaza herculina, mientras en la ourensana la batalla entre el pachismo y el latente rodrizguismo del exalcalde tendrá una nueva versión cuerpo a cuerpo. Pulsos entre facciones largamente enfrentadas y casi irreconciliables se registrarán de nuevo en Ferrol, esta vez entre Beatriz Sestayo y Ramón Veloso; como ocurrirá en el socialismo pontevedrés, renovado en sus caras y no tanto en sus formas, entre Agustín Fernández y María José Fariña. Más intensa incluso se antojan las primarias en Santiago entre la concejala Mercedes Rosón, afín a la estela del touriñismo, y el portavoz municipal Francisco Reyes, si el aparato de la sede gallega no da con otro nombre de mayor tirón.

BNG

Esperando a la reactivación. Mientras trata de reactivar a los suyos vistiendo de asamblearismo abierto a toda la ciudadanía la nueva etapa municipal del BNG, los nacionalistas buscan los nombres y la fórmula que les permitan seguir vivos en todos los concellos urbanos. A falta de recibir el visto bueno de las bases, en Vigo la opción será el líder comarcal de la CIG, Serafín Otero. Desde la dirección del frente advierten que la fórmula sindical no encaja en todas las ciudades, en las que las opciones de repetir solo se antojan claras para Rubén Cela en Santiago y para Xosé Manuel Carril en A Coruña. La categoría de posibles solo se concede a Paz Abraira en Lugo y a Iván Rivas en Ferrol. Y el resto, salvo claro está Lores en Pontevedra, se reconoce que aún está en el aire.

Plataformas

Pendientes de Podemos. Las mareas, Somos Maioría, Gañemos o cualquier otra formulación que esté tratando de atraer a la ciudadanía con apetencia de dar un paso hacia adelante no despejará ninguna incógnita hasta que Podemos concluya el debate sobre qué hacer en las municipales. Ya sea con marca propia o participando de otras, todas las formaciones reconocen que el papel de sus seguidores puede llegar a ser determinante en algunas plazas urbanas para la formación de mayorías. Ninguna de las plataformas y mareas quiere cerrar las puertas a la posible llegada de los integrantes de los círculos, y de hecho cuentan con hacer las primarias para confeccionar las listas en enero, cuando todo el panorama de la izquierda se haya clarificado, incluso el interno de Anova o el papel que quieran tratar de jugar en determinadas listas algunos de los referentes de Esquerda Unida. Las primarias repartirán suerte, y en ellas, aún sin haberse enraizado aún, Podemos se ha erigido con su volumen de militancia en fuerza consistente, si al final acaba desempeñando algún rol en las plataformas como organización definida.

Los independientes

Papeles clave en Lugo y Ourense. A falta de lo que dictaminen las urnas el 24 de mayo, las candidaturas independientes de centro-derecha podrían llegar a tener la llave de no pocas corporaciones. A ser bisagra jugará Gonzalo Pérez Jácome y Democracia Ourensana, como Foro tratará de desempeñar la misma función clave en Lugo, con quizás Ildefonso Saavedra en cabeza. En las elecciones del 2011 el PGD se hizo con 744 votos, casi el doble de los que le hubieran hecho falta al PP para descabalgar a López Orozco. Juan Fernández medita seguir con su proyecto personal en Ferrol, como en Vigo no se descarta que surja alguna propuesta en parecidas claves, mientras Compromiso por Galicia trata de abrirse hueco mezclando nombres nuevos con apellidos más conocidos como Cuiña y Barros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Sin cartel fijo a 215 días de las urnas