El PSOE acusa al PP de «facer que se fai» y los promotores reclaman que haya consenso


El propósito del Ejecutivo de Feijoo de alcanzar el mayor consenso posible para el futuro marco urbanístico está cada vez más lejos. Las diferencias ya se hicieron patentes en la ponencia parlamentaria, con las reprobaciones de AGE y del BNG a las propuestas de partida de la Xunta. Pero el Gobierno sigue confiando en llegar a un acuerdo con el PSOE que dote al nuevo marco de una estabilidad para su cumplimiento de la que han adolecido todos los aprobados hasta ahora en Galicia. Los socialistas ya advirtieron en la ponencia sus discrepancias con la línea que sigue la Xunta. Y el diputado Xosé Sánchez Bugallo volvió a enfriar ayer la posibilidad de un entendimiento. Consideró el anteproyecto aprobado el viernes pasado una «fuxida para adiante» para «facer que se fai», algo que dijo que es «típico en Feijoo». Pero el socialista, que recordó que la ley ya prevé sanciones por las viviendas sin rematar, también hizo autocrítica: «Enredamos todos facendo leis para que despois non se cumpran».

El presidente de la Federación de Promotores, Javier Garrido, destacó que el consenso político es esencial, por lo que reclamó a los grupos que reflexionen para conseguir dotar del mayor respaldo posible a la ley. El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, defendió que el compromiso del Ejecutivo con el paisaje está sustentado por la aprobación de las directrices del territorio y del plan del litoral. Destacó el esfuerzo del nuevo marco por reducir las cargas administrativas y agilizar el planeamiento.

Votación
0 votos

El PSOE acusa al PP de «facer que se fai» y los promotores reclaman que haya consenso