Lugo y Ourense se quedan sin niños

Eurostat alerta de que ambos territorios gallegos son los que tienen el porcentaje de menores de 15 años más bajo de entre las 317 provincias de la Unión Europea


redacción / la voz

Es una evidencia que el interior de Galicia se está quedando sin población de recambio que pueda garantizar su continuidad. Pero resulta más dramática su evolución demográfica si se compara con el resto de Europa. Así lo hizo ayer Eurostat, el instituto estadístico comunitario, en su informe anual, al señalar a Ourense y Lugo como las dos provincias de las 317 que componen la UE que menos cantidad de menores de 15 años suman en el conjunto de sus respectivas poblaciones.

Ningún otro territorio europeo cuenta como la provincia de Ourense con menos de un 9,60 % de su población comprendida entre cero y 15 años, ocupando por tanto la demarcación interior gallega el último puesto en dicho concepto poblacional en toda la UE. La situación de Lugo no es mucho más halagüeña, ya que de hecho solo está un puesto por encima, al contar con solo un 9,7 % de niños en su población. España aporta al ránking negro de la demografía europea solo otra provincia más, Zamora, la cuarta con menor número de pequeños de la UE, donde sobresalen también negativamente varias provincias griegas, una alemana, otra portuguesa y una italiana.

Irlanda, Francia, Gran Bretaña y Melilla conforman en cambio los escenarios más rejuvenecidos del continente, con hasta 24 puntos porcentuales de menores de 15 años más en su dibujo demográfico que los dos casos gallegos.

Aunque el peso juvenil de las dos provincias orientales de Galicia es ínfimo, no son en cambio los territorios más envejecidos, es decir los que registran el mayor número de personas en edad de jubilación del continente. Pero dicha situación se salva por poco. En concreto Ourense es identificada como la tercera provincia de la UE con mayor número de mayores de 65 años tras Pinhal Interior (Portugal) y Evrytania (Grecia). Los jubilados ourensanos representan el 29,6 % de su censo provincial, mientras que Lugo se sitúa en el 28,2 %, lo que la convierte en la séptima demarcación comunitaria con más mayores. Ambas situaciones hacen que el grado de dependencia, es decir el porcentaje de jubilados respecto a la población laboralmente activa, llegue al 48,8 % en el caso de Ourense y al 45,4 en Lugo.

Galicia no sale mejor parada en su conjunto demográficamente, al aportar solo 7,4 nacimientos por cada mil habitantes, porcentaje distante del 10,4 de media comunitaria y solo empeorada por doce regiones de la UE, con la alemana Saarland en cabeza, con 6,8 nacimientos, siendo la antigua Alemania Oriental el peor escenario natalicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

Lugo y Ourense se quedan sin niños