La Fiscalía carga contra la Iglesia por no proteger sus riquezas ante los robos

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Dice que «personalismos miserables de los archiveros» se oponen al plan de seguridad

06 oct 2014 . Actualizado a las 09:34 h.

Manuel Fernández Castiñeiras robó el Códice Calixtino en la catedral de Santiago el 4 de julio del 2012. Veintitrés días después, la Fiscalía Superior de Galicia trasladó al Arzobispado de Santiago y a la Consellería de Cultura el proyecto Igrexa Segura-Cultura Protexida, a fin de implementar medidas eficaces que frenasen el expolio del patrimonio religioso de Galicia. Según Fiscalía y Arzobispado, este representa entre el 75 y el 80 % de todo el patrimonio histórico-artístico de la comunidad.

En julio se cumplieron dos años del proyecto Igrexa Segura sin que este haya dado señales de vida. En ese tiempo, los robos en vulnerables templos y demás inmuebles eclesiásticos han sido constantes; a veces con graves consecuencias.

Esta pasvidad de los responsables de la Iglesia es lo que ahora lleva al fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, a alzar la voz contra el estancamiento de un plan de seguridad que partía del compromiso de la Iglesia para «inventariar convenientemente su patrimonio».