El «Alakrana», cinco años olvidando

Alejandro Martínez VIGO / LA VOZ

GALICIA

La mitad de los gallegos que padecieron los 47 días de cautiverio en octubre de 2009 continúan faenando en el océano Índico a bordo del mismo atunero vasco

05 oct 2014 . Actualizado a las 02:16 h.

Cinco años después del secuestro del Alakrana, la vida continúa para casi todos los marineros que sufrieron aquel calvario de 47 días en manos de los piratas somalíes. Cuatro de los ocho gallegos que iban en el atunero vasco siguen trabajando en el mismo barco. Caer en manos de los piratas no les ha hecho cambiar de oficio. El único que se jubiló poco después de la liberación fue Ricardo Blach, el patrón de la embarcación, que desde entonces lleva una vida tranquila en Baiona dedicado a sus amigos, su familia y dar paseos con su perro por la villa marinera. Nunca concedió entrevistas después de lo que pasó y en la actualidad sigue rehusando hablar públicamente de la campaña más arriesgada que tuvo que afrontar.

El contramaestre José Antonio García Álvarez, el espivotero Joaquín Fernández, el maquinista José Manuel Crujieras Sampedro y el esquífer Secundino Dacosta Cordeiro permanecen enrolados en el mismo barco.

El baionés Joaquín Fernández disfruta en la actualidad de una temporada de descanso en su domicilio de Nigrán. Aquellos días de sufrimiento los recuerda ya como algo lejano y prefiere no volver a traerlos a su memoria. El nigranés Pablo Costas dejó la navegación de altura después de los días de secuestro y hace unos años andaba a la sardina en Panxón. Su hermano, que iba a darle el relevo después del secuestro, continúa embarcado. Uno de los miembros de la tripulación que era oriundo de la península de O Morrazo ya falleció.