José Luis García Pita: «El que contamina paga, pero yo diría que el que sufre la contaminación debe cobrar»

José Luis García Pita cree que la absolución del director de la Marina Mercante en el caso «Prestige» es correcta


Redacción / La Voz

José Luis García Pita y Lastres, catedrático de Derecho Mercantil en la Universidade de A Coruña, participó ayer en las jornadas que analizan la sentencia del Prestige y la seguridad marítima, organizadas en Santa Cruz por la Fundación Universidade de A Coruña (FUAC), dentro del programa europeo Netmar.

-Emulando a Shakespeare, se refiere a la sentencia del «Prestige» y a otra decisión sobre este asunto en los tribunales de Londres como el «otoño de nuestro descontento».

-Creo que la decisión de blindarse por parte de la aseguradora en los tribunales británicos es un intento de escapar como pueda del Derecho español, donde las acciones directas de los afectados no se basan en el contrato, sino en el daño. Ellos creen que solo el contrato es relevante y por tanto el asunto se rige solo por el Derecho inglés, donde no existe la acción directa salvo insolvencia del asegurador. Pero creo que deberían tener en cuenta que nuestro país consagra el derecho a resarcir los daños medioambientales en la Constitución. Eso es único.

-Por tanto los afectados deberían cobrar. Es un derecho constitucional.

-Se suele consagrar como gran principio que el que contamina paga. Pero yo diría que quien sufre la contaminación tiene que cobrar.

-En ese laudo arbitral se dice que la aseguradora pague su límite de responsabilidad y que no se puede ir a por los mil millones de dólares del contrato con el armador.

-Sí, pero he estado dándole vueltas al asunto y creo que hay otra posibilidad. Una compañía decide asegurar, a sabiendas o haciendo la vista gorda, a un buque que es innavegable. Se produce el siniestro y limitan su responsabilidad. Si el armador puede perder ese límite, ¿no podría perderlo el asegurador que gana y nunca pierde?

-Es la tesis de la Fiscalía, ¿no?

-En el convenio, el asegurador mantiene el límite de responsabilidad incluso cuando el propietario lo pierde. ¿Pero y si el malo es el asegurador?

-Algunos creen que los malos son los dos.

-Puede ser. Pero lo que hay que hacer en el próximo accidente es traerlo de inmediato a los tribunales españoles, nada de aventuras en Estados Unidos. Y eludir la demanda de la aseguradora en Londres. Esa decisión puede incluir un mandamiento antidemandas, que impide retomar el caso en otras jurisdicciones.

-¿Esperaba la sentencia absolutoria en España?

Quizás tenía miedo a que el caso se politizara. El asunto mediático era fortísimo.

-¿Quiere decir que tenía miedo a que la presión llevara al tribunal a condenar al exdirector de la Marina Mercante?

Me pongo en los pantalones de José Luis López Sors cuando le llaman por teléfono aquel día. Este hombre no puede no tomar una decisión. No puede decir ‘‘uy que miedo, no quiero cometer un delito’’, quedarse quieto y abstenerse. Toma una decisión que en ese momento le parece razonable.

-Quizás ni siquiera la tomó él.

No lo sé. La tomara quien la tomara no es irrazonable. El vertido se repartió más al alejar el barco, pero contaminó menos al dispersarse. Yo que no tengo ni idea hubiera hecho lo mismo.

-Si es condenado, quizás su sucesor no se atreva a tomar decisiones...

La deslealtad siempre va a ser castigada, pero los errores solo cuando son muy graves y hay negligencia. Los errores que resultan de una equivocación que se produce dentro de los márgenes lógicos de una actividad, esos errores los tiene que asumir la sociedad, en el caso de una empresa.

-Y en una crisis como esta siempre se equivocan. O mejor: reciben críticas tomen la decisión que tomen.

Hombre, claro. Es como el chiste del padre, el hijo y el burro. Primero va el padre montado y alguien que encuentran critica que el hijo vaya andando. Se monta el hijo y le reprochan que su padre viejo vaya andando. Se montan los dos y la gente dice: ¡pobre burro! Al final se bajan los dos y otro que encuentran les llama estúpidos, por tener un burro e ir andando.

-Refleja muy bien lo que estábamos hablando.

Siempre habrá alguien que diga que lo has hecho mal. Puede haber conductas muy negligentes. Por ejemplo, que este hombre tardara mucho en tomar la decisión. Un tiempo irrazonablemente largo.

-Mangouras no consta que no tuviera conocimientos o supiera que el barco estaba condenado.

En la normativa siempre estaba presente el concepto de que el capitán debe inspeccionar el barco para comprobar su navegabilidad. Tengo serias dudas de que ignorara el estado del barco. Pero no quiero entrar en quién debe ser condenado, sino más bien quién debe ser absuelto.

-¿Hay esperanza para los afectados en la vía civil?

Tenía que haberse iniciado antes. Esa idea de que antes hay que depurar las responsabilidades penales no está prevista en el convenio internacional. Es una obligación ex lege y no es necesario esperar al proceso penal. Creo que este caso lo debería haber instruido un juez de lo Mercantil. Están más especializados en asuntos marítimos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

José Luis García Pita: «El que contamina paga, pero yo diría que el que sufre la contaminación debe cobrar»