El PSOE ourensano pasa de la guerrilla a la batalla definitiva

Los fieles al alcalde y los pachistas miden sus fuerzas y la nueva «tercera vía» podría ser determinante en las primarias


ourense / la voz

Han pasado ocho días desde que el comité federal del PSOE abrió el proceso de primarias para elegir candidatos a la alcaldía y hace dos días que el actual regidor socialista de la capital renunció a participar en el mismo. Sin embargo, nadie ha anunciado oficialmente aún su disposición a encabezar la candidatura del partido en las elecciones del próximo mes de mayo. Los dos bandos en disputa, y sus líderes, son de sobra conocidos, pero la fidelidad de sus apoyos es más dudosa que nunca y, por ahora, ambos dedican su tiempo a prepararse y sobre todo a medir sus fuerzas para saber con qué efectivos cuentan para la batalla definitiva.

Al alcalde de la capital ourensana, Agustín Fernández, le gusta aplicar el lenguaje bélico en política y lo cierto es que en este momento en el PSOE ourensano se respira un ambiente de trinchera. Hasta ahora, el conflicto socialista se había librado como si se tratase de una guerra de guerrillas, con ataques puntuales de unos y otros. Los concejales díscolos -liderados en la sombra por el exsecretario general del PSdeG, Pachi Vázquez- hacían públicos los gastos de sus compañeros en fiestas de ron y ginebra y estos contestaban retirando las competencias y el sueldo municipal a uno de ellos, por poner solo dos ejemplos.

Enfrentamientos de este tipo se han repetido constantemente en los últimos cuatro años y con especial intensidad desde que Agustín Fernández tomase el bastón de mando de manos de Francisco Rodríguez, que hace ayer dos años fue detenido en el marco de la operación Pokémon. La división entre paquistas (por el exregidor) y pachistas (por Pachi Vázquez) es evidente, pero hasta ahora han sido los primeros los que salen ganando. El exsecretario general del PSdeG fue antes secretario provincial de los socialistas y su liderazgo es innegable fuera de la ciudad, pero no en la capital. Un ejemplo claro de ello fue el proceso de primarias vivido para elegir al secretario general a nivel federal. Los de Pachi Vázquez apoyaron a Eduardo Madina y este ganó a nivel provincial, pero en Ourense fue Pedro Sánchez quien sumó más votos, gracias al apoyo de la agrupación local.

Ese proceso de elección interna sirvió también para visualizar la aparición de una «tercera vía» que se antoja como determinante para las primarias locales que se celebrarán el próximo día 30 de noviembre. Se trata de un grupo de militantes -muchos de ellos provenientes de Xuventudes Socialistas- que aprovecharon la votación de delegados ourensanos de aquel congreso federal para medir sus fuerzas y lograron un 15 % de apoyo entre la militancia. Javier Rey (que fue en la candidatura del PSOE liderada por Pachi Vázquez en las autonómicas del 2005) es su portavoz y explica que, como necesitan un 20 % de avales, quizás no puedan presentarse. Si así fuera, se reforzaría el rumor extendido por algunos de que esa «tercera vía» es una marca blanca del pachismo. Sin embargo, así el carballiñés tendría más militantes entre quienes intentar captar apoyos para ser él el candidato a la alcaldía.

Los pachistas -con la secretaria de Organización provincial, la diputada María Quintas, volcada en la campaña interna- saben, además, que normalmente en las votaciones del PSOE ourensano participa en torno a un 70 % de la militancia. Movilizar al 30 % restante será indispensable para que Pachi Vázquez pueda plantar cara al aparato local del partido, que también se volcará en el objetivo de luchar por la continuidad de su proyecto político. Retirado de la carrera Agustín Fernández, el más que probable candidato de este bando será José Ángel Vázquez Barquero. Este dijo que se postulará si no lo hace la secretaria de la agrupación local, Carmen Rodríguez Dacosta, y esta se resiste a confirmar que no lo hará. También ellos tienen que medir sus fuerzas antes de salir al campo de batalla y la indecisión del alcalde en estos últimos días alimenta la sensación de que la unidad de los paquistas podría no ser la de antes.

Sea como sea, ayer ninguno de los protagonistas de este relato bélico-político quisieron adelantar sus próximas maniobras. Quieren mantener oculta su estrategia. Y tienen tiempo. La presentación de avales de los precandidatos comenzará a partir del día 3 de noviembre. Hasta entonces puede pasar de todo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

El PSOE ourensano pasa de la guerrilla a la batalla definitiva