El cura de Riotorto denunciará a dos vecinos por el forcejeo de la Virgen de Conforto

Dice que lo agredieron cuando medían la talla para comprobar si era la auténtica. Creen que se la han cambiado

j.alonso
vilalba, ribadeo / la voz

El sacerdote Antonio Rúa -que atiende diversas parroquias en el municipio de Riotorto, incluida la capital del concello, y en el vecino de A Pontenova- denunciará a dos vecinos de este último ayuntamiento por injurias y agresión. La situación tiene su origen en los incidentes de anteayer en el santuario de Conforto (A Pontenova), adonde se desplazó este párroco para explicar los trabajos realizados en una talla de la Virgen.

Los ánimos se caldearon porque hubo vecinos que, como ya informó ayer este periódico, consideraron que la imagen -que parece datar del siglo XV, según explica Antonio Rúa- había sido alterada en su aspecto en una reciente restauración.

Sin embargo, no hubo tal proceso, tal como el párroco de Riotorto explicó ayer. «Eu non restaurei a imaxe. Pegouse», dijo ayer. La imagen -de 40 centímetros de alto, según precisó Rúa- se encontraba rota en cinco pedazos. Sobre la talla, que se guardaba en un camarín del altar mayor, había un caparazón de cuero y una tela de saco. El caparazón, detalló ayer el sacerdote, «daba conta dos pedazos para que non caesen».

Labor de un canteiro

La operación efectuada consistió en llevar la pieza a un canteiro de Pontevedra, que en su día pegó las piezas. Rúa explicó que ese trabajo se había encargado de «común acordo» con Xosé Anxo Fernández, párroco de Conforto, y que así, por ejemplo, se había logrado que la talla de la Virgen tuviese de nuevo en sus brazos a Jesús: antes, dijo, esa figura era uno de los trozos rotos del conjunto.

La situación que se corrigió se produjo, según Rúa, hace varios años: se sabía que la talla estaba rota porque al tocarle se movía. También se repararon con óleo algunos desperfectos de la cara, se retocaron los ojos y se colocó un nuevo vestido. No hubo más alteraciones, aseguró Rúa, que además afirmó que anteayer, en el acalorado encuentro con vecinos de Conforto, se había efectuado una medición cuyo resultado, dijo, indica que la talla mide lo mismo que antes y descarta cualquier alteración.

Acta notarial

Rúa, que además ha estudiado Historia da Arte, también desveló ayer que había comentado con el párroco de Conforto y con el Obispado de Mondoñedo-Ferrol la posibilidad de pedir a un notario que levantase acta del estado de la pieza. «Non hai dúbida ningunha, o que hai é unha mala fe impresionante», manifestó ayer.

Por su parte, Xosé Anxo Fernández, responsable de la parroquia de Conforto y de otras de A Pontenova, lamentó profundamente lo ocurrido: «A miña intención era só que a Virxe estivese o máis bonita posible, o que quere calquera párroco», explicó. «Quizais me equivoquei e pido disculpas. Cando mirei de reparala, foi coa mellor intención», dijo.

Para el párroco, por otro lado, la preocupación de los vecinos es de elogiar, porque demuestra el interés y el cariño que tienen a la imagen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El cura de Riotorto denunciará a dos vecinos por el forcejeo de la Virgen de Conforto