Sintonía plena para contener los cambios que piden desde Francia e Italia


El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha convertido en el principal aliado de la canciller Angela Merkel para mantener sin grandes variaciones la política de contención del gasto y reducción del déficit público que se afana en promover para todos los países que comparten la moneda única, y contener así los cambios que han reclamado otras grandes países del euro, como Francia e Italia, especialmente desde que los socialdemócratas recuperaron el Gobierno con François Hollande y Matteo Renzi.

La estancia de Merkel con Rajoy en Santiago durante dos días hace todavía más visible la sintonía que impera entre ambos al defender la austeridad, los recortes y la política de consolidación fiscal, trasladando un mensaje inequívoco a los demás socios comunitarios a las puertas de un Consejo Europeo.

Es más, durante la reunión de trabajo que ayer celebraban en Compostela, Merkel y Rajoy tuvieron conocimiento de la crisis de Gobierno desatada en Francia precisamente por las discrepancias expresadas por ministros como los de Economía o Educación con las políticas de austeridad.

Pero la crisis gubernamental gala no ablandó al eje Berlín-Madrid. Tanto Merkel como Rajoy mostraron su respeto hacia Hollande, pero dejaron claro que los ajustes deben continuar. «Le deseo todos los éxitos en los pasos valientes que está dando para cumplir sus compromisos», le recordó Merkel, en línea con lo expresado por Rajoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Sintonía plena para contener los cambios que piden desde Francia e Italia