Poltronas sin fecha de caducidad

Carlos Punzón
Carlos Punzón REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

A pesar de la disposición de los partidos a limitar los mandatos de los cargos públicos, las excepciones y la falta de topes por ley impiden una mayor renovación política

08 ago 2014 . Actualizado a las 11:42 h.

La clase política gallega se mueve entre aceptar la necesidad de renovar a sus integrantes con una intensidad mayor a la actual y justificar que los casi 250 representantes públicos que más tiempo llevan en sus cargos sumen 5.482 años en puestos electos o de designación directa. Que el «top» cien de los más veteranos supere en conjunto los tres mil años en política institucional es para casi todos los partidos gallegos una señal de que es necesario limitar por ley el tiempo máximo en los cargos. Solo el PP cuestiona esa posibilidad, en aras de aprovechar la experiencia.

PP

Difícil regulación. «Hay políticos que dan estabilidad y sería un lujo e incluso una irresponsabilidad desprenderse de ellos por una cuestión del tiempo que llevan en el cargo, mientras que otros que suspenden siempre en las elecciones siguen en sus puestos», reflexiona el parlamentario del PP Miguel Tellado. Para él resulta complicado definir si es necesario o no establecer limitaciones temporales. «Todos los partidos que han intentado regular esta materia incurren en contradicciones, como le ocurre al PSdeG en Vigo con Carmela Silva [ocupa dos puestos electos incumpliendo los estatutos de su partido]», expone el político ferrolano. Tellado defiende que los políticos tengan la posibilidad de adquirir experiencia en distintos puestos antes de asumir altas cotas de poder. «No se puede llegar a la presidencia de la Xunta de la nada, aunque la política solo debe ser una etapa y no una profesión», concluye.

Su compañera de partido y alcaldesa más veterana de Galicia con 39 años como regidora de Ramirás, Pilar Otilia López, elude el debate. «Vengo de echar la partida y no tengo la cabeza para pensar en política», decía en la tarde de ayer. «Lo que me preocupa es mi ayuntamiento», insistía para dejar a su partido que analice si la renovación de cargos es suficiente o no, aunque ella manifiesta que nunca ha tenido problemas para renovar sus listas.