Por qué solo el maquinista ha pedido perdón


Es una palabra, y al mismo tiempo mucho más que una palabra: perdón. Por lo que sucedió en Angrois, solo el maquinista lo ha pedido, porque hacerlo implica reconocer la culpa. Es evidente su responsabilidad en la tragedia, pero también que nadie más está dispuesto a asumirla. Sobre su conciencia, lo dijo después del accidente, con el rostro aún cubierto de sangre, estarán siempre las vidas truncadas de 80 personas, las heridas, muchas muy graves, de 146, las físicas, y las otras, las de sus familias... Una losa de peso inimaginable que llevará siempre. La petición de perdón del maquinista contrasta con todo este silencio. Nadie más en todo un año ha dicho «lo siento». A la maquinaria de la Administración solo le gusta el autobombo, la propaganda, vender un AVE cojo sin que parezca cojo, cortar cintas. Y si surgen problemas, o suceden desgracias, se aplica en desviar la atención. De igual manera que algunos convierten en verdad una mentira contada mil veces, pretende que los silencios contribuyan al olvido. Pero Angrois no se olvida. Ni lo harán los supervivientes ni quienes han podido, o querido, escucharlos. No se pueden olvidar palabras como las de Carmen Beas, que el jueves en Angrois recordó cómo, hace ya un año, «anunciaron por megafonía nuestra llegada a Santiago. Miré a Toño y le pedí que se quedara con la maleta mientras yo cogía unas bolsas. Esa mirada es el último recuerdo que tengo de él. Después de ocho años sin separarnos, esa fue nuestra despedida». Y solo el maquinista ha pedido perdón. Indicios, evidencias y certezas que salieron a la luz durante este año han dejado claro que hay más responsables, por mucho que la Administración siga empeñada en parapetarse tras un «a mí, que me registren». Y eso es justo lo que habría que hacer, registrarla. Hasta las últimas consecuencias.

campo de batalla

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Tags
AVE

Por qué solo el maquinista ha pedido perdón