El agente de Laxe admite que desvió fondos por 1,47 millones de euros

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

GALICIA

José Fermín Simal solo reconoce ante la jueza «irregularidades contables»

26 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El agente del Banco Santander en Laxe hasta el pasado 13 de junio, fecha en la que fue cesado del puesto por la entidad financiera, reconoció a la jueza de Carballo que lleva el caso que «las irregularidades contables» cometidas cuando era responsable comercial de la oficina ascienden a 1.470.971 euros.

El imputado en esta causa, junto a su socia en Barizo Asesores, S.L. y cuñada, María Dolores Varela Barizo declaró este miércoles ante la titular que el dinero desviado de las cuentas de un centenar de clientes iba destinado a «tapar agujeros». Según explicó, los fondos retirados de los depósitos de ahorro, en torno a tres millones según los primeros cálculos efectuados a los pocos días de estallar el escándalo, servirían para cubrir supuestas pérdidas en los ahorros de parte de sus clientes, muchos de ellos familiares directos.

El modus operandi sería el siguiente, según la versión dada por Simal Ramos a la jueza. El Banco Santander habría colocado una serie de productos tóxicos, denominados Bonos Santander que, supuestamente, generaron pérdidas importantes en sus clientes. Para evitar el escándalo, Simal Ramos ofrecería elevadas remuneraciones a nuevos clientes -entre el 3 y el 3,75 %- el triple del precio oficial medio del dinero. Con este dinero fresco compensaba los números rojos derivados de estos productos tóxicos, que el Banco Santander no estaría dispuesto a hacer frente.

En su declaración, el exagente comercial también explicó que había adelantado dinero de operaciones contractuales que sus clientes mantenían con terceros (gastos de constitución de pymes y notaría, entre otros).

Pero en algún momento de esta irregularidad contable, término acuñado por el imputado, la situación se volvió insostenible. La agencia no percibía las contraprestaciones entregadas y no podía hacer frente a los pagos de los intereses a sus clientes por su ahorros.

Hasta que todo salió a relucir a finales de mayo, cuando algunos clientes comprobaron como sus cuentas de ahorro habían menguado o, directamente, estaban a cero.

Pasar la pelota

La estrategia del abogado que lleva su defensa ha quedado clara con la declaración de su defendido este miércoles por la mañana: reconocer que José Fermín Simal Ramos cometió «irregularidades bancarias», pero trasladando el peso del desvío de fondos al Banco Santander, entidad que también está denunciada como responsable civil subsidiaria, para que se haga cargo de la minuta final.

En todo caso, José Fermín Simal sí reconoció ante la jueza que utilizó una máquina de escribir para hacer anotaciones contables en la libreta de ahorro de una de las afectadas, y que lo había denunciado a través del abogado Gautier de la Serna.