Hernández asume el bastón de mando en Santiago

Socialistas y nacionalistas formularon ayer sus recursos electorales contra la designación de los siete ediles no electos del nuevo gobierno compostelano


Santiago / La Voz

Santiago tendrá nuevo alcalde desde este mediodía. Será el tercero en el mandato después de que la reciente inhabilitación por sentencia condenatoria de siete de los 13 concejales del PP determinase también la caída de Ángel Currás como regidor y obligase a Alberto Núñez Feijoo a prescindir de su conselleiro de Medio Ambiente e Infraestruturas para hacerse cargo de la situación en Compostela. Y eso hará desde hoy Agustín Hernández.

El exconselleiro, que cerraba la lista electoral del PP en el 2011, asumirá el liderazgo del gobierno capitalino, un gobierno totalmente renovado. Con él entrarán en la corporación municipal otros ocho ediles en sustitución de los siete inhabilitados y de los dos, Adrián Varela y Rebeca Domínguez, ambos imputados en la operación Pokémon, que renunciaron voluntariamente a sus puestos hace más de un mes.

Hernández tendrá apenas diez meses para intentar recomponer la imagen de un gobierno profundamente dañado por las múltiples causas judiciales que lo alcanzaron desde la primavera del 2012 y para dirigir una Administración municipal que no fue ajena ni a esas circunstancias ni a la crisis interna que se asentó en el ejecutivo compostelano antes de cumplir su primer año, cuando el ahora alcalde saliente, Ángel Currás, asumía la alcaldía tras la dimisión de Gerardo Conde Roa.

Hernández afrontará la nueva andadura del PP en Santiago con una ciudad deseosa de que la normalidad retorne al pazo de Raxoi pero también con un gobierno cuestionado por la oposición municipal. Socialistas y nacionalistas niegan legitimidad a un ejecutivo en el que serán mayoría los concejales no electos: 7 de 13. Entienden que el PP ha hecho un uso «torticeiro» del artículo 182.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, el que permite la incorporación de concejales no electos a las corporaciones municipales. Así lo apuntaron en las alegaciones que formularon ante la Junta Electoral Central contra la designación de los candidatos no electos. Y así lo mantienen en los recursos electorales a los que ayer daban trámite y con los que buscan un pronunciamiento sobre la constitucionalidad de utilizar como mecanismo ordinario de acceso a la corporación una vía excepcional incorporada en el 2003 para «aislar a los terroristas».

Dirigido a la Junta Electoral Central para su remisión al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, el recurso del PSdeG-PSOE demanda expresamente al alto tribunal gallego que deje sin efecto la resolución del órgano electoral, declare contraria a derecho la emisión de las credenciales de los no electos que hoy tomarán posesión de sus cargos y «condene a la Administración electoral a que dé las instrucciones necesarias» para la constitución de una gestora en Santiago. Y en el caso de que el TSXG avale la aplicación del artículo 182.2 de la Loreg, le pide ya que dicte un auto de formulación de cuestión de inconstitucionalidad de dicho artículo ante el Tribunal Constitucional. Hasta ahí llegará también el BNG si el TSXG desatiende su recurso.

El PPdeG insiste en defender la legalidad de la solución aportada en Santiago. Ayer lo hacía su número 2 y vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien asistirá con Ethel Vázquez -la sustituta del nuevo alcalde en Medio Ambiente- a la toma de posesión de Hernández, quien a las 11.30 se encontrará con una concentración en el Obradoiro de Stop Desahucios Compostela contra «a corrupción».

Rueda demandó la «colaboración da oposición» para garantizar la gobernabilidad de la ciudad, porque «non é bo estar recurrindo e plantexando a provisionalidade todo o rato», sobre todo después de haber pedido «que rematase esta provisionalidade». Sin embargo, «parece que van poñer todo tipo de dificultades», dijo el vicepresidente después de apuntar que «intentaron retrasar o inicio do goberno».

Como Bildu

Un retraso en ningún caso comparable como el que propició el propio PP hasta que decidió que Hernández sería el próximo alcalde, afirma el socialista Paco Reyes, para quien los únicos que «teñen entorpecido» algo han sido, dice, el PP y Currás. Reyes defiende su «obriga» de preguntar por la constitucionalidad de lo que «entendemos que é un uso torticeiro do artigo 182.2» y refiere que es «responsabilidade absoluta» del PP que solo dos de los nueve concejales que se incorporan fuesen en la lista y los otros siete, «a maioría absoluta do goberno, fosen elixidos a dedo». Y concluye que eso «é o mesmo que ten feito Bildu e con isto dan carta de natureza ao que ten feito Bildu».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Hernández asume el bastón de mando en Santiago