El censo de Galicia retrocede 50 años y anula el efecto del bum de los 60

La comunidad registró en el 2013 su peor saldo vegetativo de la historia


Redacción / la voz

Estadística a estadística Galicia está perdiendo oxígeno demográfico y con ello capacidad para garantizar su continuidad laboral, productiva, de consumo y aportación de fondos para el mantenimiento de sus servicios y necesidades. El peso poblacional de la comunidad cae año a año en el conjunto del Estado y con ello se hace más dependiente.

La actualización de los indicadores demográficos básicos dada a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística dibuja a una Galicia a la que le será prácticamente imposible volver a crecer poblacionalmente en muchas décadas. Sigue siendo la comunidad con peor saldo vegetativo de todo el Estado, pero el balance negativo que resulta de registrar más defunciones que nacimientos se agranda incluso respecto a las otras seis autonomías en retroceso demográfico.

En el 2013 la comunidad gallega tuvo 10.701 nacimientos menos que defunciones. Es su peor saldo vegetativo de la historia y el vigesimosexto año consecutivo con más bajas por fallecimiento que altas por alumbramiento. España sigue en números positivos en cambio pese a decrecer desde el inicio de la crisis el número de nacimientos.

Población de Galicia- 2.765.940 personas

Casi como en los sesenta. El balance vegetativo del 2013 devuelve a Galicia prácticamente al nivel de población con el que contaba en los años sesenta. Con ello se da por liquidado el aumento del censo experimentado con el bum natalicio del desarrollismo. En el último año Galicia ha perdido 15.558 residentes.

19.726 nacimientos

La crisis recorta 8.720 partos. La recesión económica ha truncado desde el 2008 el crecimiento que estaba logrando Galicia, fundamentalmente por la aportación de la inmigración. En el 2013 el número de alumbramientos cayó por debajo de los 20.000, contabilizándose 1.363 menos que en el 2012. Por cada mil habitantes nacen 7,2, por los 11 que se alumbran en Murcia o los 9,1 que de media ven la luz al año en el conjunto del Estado. Desde el inicio de la crisis y acumulando las caídas anuales frente al último año de crecimiento se han dejado de producir 8.720 partos.

30.427 fallecimientos

Casi tantos como en Madrid. Galicia cuenta con casi cuatro millones de habitantes menos que la comunidad madrileña, pero su número de defunciones solo fue menor en 12.000. De hecho, Galicia es tras Asturias la comunidad con la tasa bruta de mortalidad más alta: fallecen 11,1 personas de cada mil, cuando la media estatal es de 8,3.

Edad media de maternidad: 31,7 años

Siete años más que en 1975. Las gallegas que tuvieron su primer hijo el año pasado contaban de media con 31,7 años, 1,1 más que en el 2010 y la friolera de siete más que en 1975. En el conjunto de España la edad de acceso a la maternidad es de 30,9. Las gallegas que dieron a luz a su segundo hijo el año pasado lo hicieron con una edad tipo de 34,4 años.

Esperanza de vida al nacer: 82,8 años

4 años más en este siglo . Las mejores condiciones de vida están haciendo posible que los niños que nacieron el año pasado tengan las mayores expectativas de vida de la historia en Galicia. Por término medio llegarán casi hasta los 83 años, cuatro más que el nivel alcanzado al inicio del presente siglo. Pero discerniendo por sexo, las niñas crecerán con una esperanza de vida de 85,6 años mientras que en el caso de los niños se quedan por debajo de los 80, en su caso siete más que en 1991, mientras que en el de las mujeres el incremento esperado es de cinco más.

Esperanza al jubilarse: 20,9 años

Hasta los 86. Las proyecciones estadísticas del censo gallego establecen que por término medio quienes hayan alcanzado la edad de jubilación el año pasado vivirán hasta los 85,9 años, cuando en 1991 esa esperanza de vida se fijaba en 82 años.

Porcentaje de mayores de 64: 23,06%

Imparable . Un efecto directo del descenso en el número de nacimientos es el avejentamiento que está sufriendo la población gallega, ensanchando la pirámide poblacional por arriba mientras se estrecha en su base. El 23,06 % del censo de la comunidad está integrado ya por mayores de 64 años, grupo que en 1975 solo alcanzaba el 12,2 % de la población. Cada año dicho segmento de la sociedad crece en un 0,4 %.

8.569 matrimonios

La mayoría por lo civil. Las iglesias de la comunidad fueron escenario el año pasado de solo 2.776 bodas. La mayoría de las celebradas siguieron un rito civil (5.669), mientras que tan solo 29 se oficiaron con una religión diferente a la mayoritaria. En total, 763 contaron con uno de los cónyuges de nacionalidad extranjera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El censo de Galicia retrocede 50 años y anula el efecto del bum de los 60