Cómo atender a los niños sin recursos

Tres comunidades abrirán los comedores escolares, al menos otras cuatro los ofrecerán a oenegés y ayuntamientos, y la mayoría optan por reforzar servicios sociales


Santiago / La Voz

Tras la voz de alarma dada por las oenegés y otros colectivos sobre las cifras de la pobreza infantil y la petición de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, para que los comedores escolares sigan abiertos en verano, las comunidades han decidido enfrentarse a este problema de formas distintas. Eso sí, pocas se han quedado de brazos cruzados. El Ministerio de Sanidad ha habilitado una partida específica de 17 millones para que las autonomías luchen contra la pobreza infantil.

Comedores abiertos

Andalucía, Canarias y Aragón Andalucía abre por segundo verano consecutivo los comedores en verano. Elaboró un decreto de exclusión social con múltiples medidas. Una de ellas es el refuerzo de las tres comidas a través de comedores y escuelas de verano. El año pasado se beneficiaron 20.000 niños. Incluye actividades. En Canarias también repiten. Participaron el curso pasado 6.200 menores. Son comedores de colegios y las ayudas se camuflan con una serie de actividades, por ejemplo de inmersión lingüística. En Aragón por primera vez se abrirán los comedores en verano, aprovechando los 17 millones que distribuye Sanidad. La Consejería de Bienestar Social y Familia asegura que se abrirán 7 (5 en Zaragoza, 1 en Huesca y 1 en Teruel) en colaboración con los ayuntamientos. Estiman unos 5.000 beneficiarios. En las localidades pequeñas se darán 180 euros en total a las familias con pequeños para necesidades alimentarias.

Escuelas de verano

Valencia Es una medida intermedia. La Consellería de Benestar Social destina 1,2 millones, que son cofinanciados entre el ministerio y la Generalitat. La previsión es atender a 2.500 escolares de entre 3 y 16 años. Se aúna la atención a las necesidades con actividades de ocio. De hecho, la diferencia más importante es que es una actividad abierta a todos los niños, pero solo gratuita para los casos de pobreza severa. Las ayudas son para municipios de más de 20.000 habitantes. En los de menos deben presentar una demanda superior a 20 niños.

Contemplan la opción

Cataluña, Murcia, Baleares No se abren los comedores en verano. Las ayudas se gestionan a través de los ayuntamientos, pero sí se permite esa opción si alguien lo solicita. Por ejemplo, en Cataluña aseguran que el comedor «cierra en verano». En todo caso, si un municipio decide abrir una instalación, «será por su cuenta». Baleares recibe de los 17 millones de Sanidad 880.000 euros. Lo reparte entre los municipios en base a la población de menos de 18 años, el número de intervenciones de los servicios sociales y la tipología del núcleo familiar. Las ayudas son directas a las familias, aunque como una de las opciones contemplan programas que los ayuntamientos consideren que cumplen el objetivo. Finalmente Murcia también reforzará a las oenegés, a las entidades que atienden a familias e incluso la renta de inserción. Si alguna entidad quisiese abrir un comedor escolar podría, pero la Consejería de Educación solo cede las instalaciones, no da dinero ni ayudas.

A través de las familias

Mayoría de comunidades Casi todas las autonomías dedicarán nuevas partidas a luchar contra la pobreza infantil, pero en el seno de las familias y desde los servicios sociales, no abriendo comedores escolares u otras instalaciones. En Castilla-La Mancha no se abrirán los centros educativos. En Navarra «no ha habido un repunte de la pobreza infantil y ningún colegio ha solicitado abrir comedores. Se actúa a través de las familias». Cantabria aún no ha tomado una decisión firma, pero los responsables «no ven conveniente» abrir comedores. Se reforzarán los servicios sociales de los ayuntamientos. Castilla y León inyecta 1,5 millones para casos puntuales de pobreza infantil atendiendo a los niños en su círculo familiar, no abriendo comedores. La Junta puso en marcha en el 2013 la Red de Protección a Familias afectadas por la crisis, con 23 programas, uno de ellos de distribución de alimentos. Tiene otro programa, la red centinela de alerta infantil, para detectar casos de desnutrición infantil. Asturias movilizará 1,2 millones para familias con menores a su cargo. Abonarán material escolar, alimentación o consumo energético.

Y Galicia

Opta por no abrir comedores La Xunta apuesta por combatir la pobreza infantil en el seno familiar. Le corresponden más de 700.000 euros del fondo de Sanidad. La semana que viene cerrará su programa, pero Benestar opta por ayudas directas a las familias con problemas y a las entidades que trabajan con ellas, en colaboración con los concellos. Se utilizarán las herramientas en vigor «priorizando ás familias que teñen nenos», sostienen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Cómo atender a los niños sin recursos