Madrid / La Voz

El presidente catalán y líder de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Artur Mas, y el responsable de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) y portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, acordaron ayer que la formación catalana se abstendrá en la votación de la ley de abdicación, prevista para el próximo miércoles en el Congreso.

Aunque en un primer momento se hablaba de posturas diferentes entre las dos organizaciones que integran CiU -Duran siempre se mostró abiertamente a favor de la abstención, mientras que Mas no desveló hasta el último momento su postura-, al final han convergido en la menos beligerante con la monarquía: la abstención.

En un comunicado conjunto posterior a la reunión mantenida en la residencia oficial del presidente de la Generalitat, ambos líderes desean al futuro rey Felipe VI «toda clase de aciertos y éxitos por el bien de la sociedad española», además de pedirle «especial atención» a la situación de Cataluña y su referendo soberanista, y que tenga en cuenta «cuál es la voluntad mayoritaria de la sociedad catalana, que el hoy príncipe Felipe conoce bien».

Desde CiU también insistieron en denunciar que la formación fue «excluida» por el Gobierno del proceso para poner en marcha la sucesión del monarca tras su abdicación, acordado con carácter previo entre el PP y el PSOE.

«En ningún caso hemos sido llamados a participar previamente para decidir o para configurar el contenido y el trámite legislativo», subrayaron ambos líderes en su comunicado, pese a que desde el PP se negó tal extremo. De hecho, fuentes de la dirección popular, citadas por Europa Press, aseguraron que el Gobierno informó al propio portavoz nacionalista, Duran i Lleida, de la ley de abdicación que iría al Consejo de Ministros. Las mismas fuentes sostienen que se informó a CiU como al resto de formaciones.

Estrategia para un referendo

IU ha convocado para hoy a otros partidos y organizaciones -desde Podemos a ICV, ERC, Compromís, Anova, Chunta Aragonesista o Equo- a una reunión para coordinar una estrategia para exigir la celebración de un referendo sobre el modelo de Estado. La formación que lidera Cayo Lara, que como otros grupos de izquierda votará en contra de la ley de abdicación, aprobó el martes una resolución en la que sostiene que «los derechos de sangre» no pueden estar por encima del derecho de los ciudadanos a elegir, por lo que les insta a movilizarse de forma «masiva y pacífica». La primera manifestación será el sábado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Mas y Duran acuerdan abstenerse en la votación de la ley de abdicación