Currás busca nueve concejales para Compostela

El gobierno local de Santiago tendrá solo cuatro ediles durante varias semanas


Santiago / La Voz

El gobierno municipal de Santiago se quedó ayer con tan solo cuatro concejales, menos de un tercio de los 13 que le atribuyeron las urnas. A las dimisiones de los siete concejales condenados por prevaricación y a la de Adrián Varela hace una semana se sumó ayer la de Rebeca Domínguez, la edila que precisamente había dado el relevo a Gerardo Conde Roa tras su marcha forzada del Ayuntamiento cuando todavía no había cumplido el año de mandato.

Suman nueve, nueve vacantes que han dejado al gobierno de la capital en mínimos y que Ángel Currás tendrá que cubrir en buena medida, si no mayoritariamente, con personal ajeno a la lista con la que el PP se presentó a las municipales del 2011. Porque, descartado el conselleiro Agustín Hernández, que cierra esa relación, y probablemente también la diputada Marta González, al alcalde se le complican las cosas para encontrar sustitutos entre quienes fueron candidatos, aunque entonces sin expectativas. Él mismo confirmaba ayer que «algunos no podrán incorporarse por motivos profesionales», tras haber iniciado conversaciones con ellos, aunque las circunstancias personales de otros reducen también las posibilidades por esa vía.

Técnicos y personal de apoyo

Ni siquiera la relación de suplentes (cuatro) le garantiza holgura para conformar un ejecutivo que afronte el último año de mandato, por lo que ya ha contactado con personal externo en una carrera contrarreloj para tratar de recomponer un ejecutivo que ha vivido en crisis permanente desde abril del 2012, cuando trascendió la imputación por fraude fiscal que acabaría por apartar de la alcaldía al primer candidato del PP que lograba acceder al bastón de mando después de 28 años de gobiernos socialistas y de coalición con el BNG. Pero antes, el regidor se cuidó de indicar que se hablaría con todos los miembros de la candidatura.

Y fuera de esta, Currás busca personal «del ámbito técnico y con conocimiento de las diferentes áreas» para asumir las actas que no cubra con la propia lista. Apuntaba ya que la búsqueda, al menos en buena medida, se ceñiría al ámbito doméstico, entre el personal técnico del Ayuntamiento y el de confianza del propio grupo popular, sus asesores.

Precisamente, el primer suplente de la lista electoral, Carlos Varela, es asesor del grupo de gobierno, función que ya desempeñaba con Dositeo Rodríguez y en la que lo confirmó Conde Roa. Sería uno de los que se incorpore al nuevo ejecutivo y con muchas posibilidades de asumir el área de Festas, con el reto de que las del Apóstol están ahí, a menos de mes y medio. Conocimiento no le falta, como apoyo del edil que llevó hasta ahora esa área, Francisco Noya, uno de los condenados por aprobar el pago de la defensa letrada de Adrián Varela.

Pero este no agotará todas las posibilidades de Currás dentro de su personal de apoyo. Se da por hecho que también incorporará a Jorge Padilla, el concejal más efímero que ha tenido la corporación local. Fue edil en la oposición entre abril y junio del 2011, cuando sustituyó a Ángel Espadas tras su precipitada dimisión. A la postre, Conde Roa recuperaría al segundo como jefe de gabinete e incorporaría al primero entre sus asesores.

El área de Personal también estaría cubierta, según la premisa del alcalde de que busca personal técnico conocedor de las concejalías a asumir, con Néstor Valcárcel. Currás cuenta con él, al igual que podría hacerlo con Carmen Gómez, la jefa del área de Facenda, que se incorporó a la administración santiaguesa también con el actual gobierno y quien participó en la elaboración de los presupuestos de todo el mandato.

Un mes con cuatro concejales

El primer edil parece tener también gran interés en contar con Víctor Collantes Beiroa, el más joven entre los posibles candidatos que figuran en la lista electoral. Nacido en 1985, es arquitecto técnico y miembro de Nuevas Generaciones.

Pero prácticamente le quedan otros tantos huecos que cubrir. El alcalde tiene prisa por cerrar la lista. Se trata de poner remiendo a la última crisis de un gobierno en permanente crisis y que al menos por cerca de un mes habrá de sostener con solo cuatro tripulantes el barco al que ayer se refería Currás cuando indicaba que se estaba trabajando para asegurar la gobernabilidad de la capital. «Seguiremos al frente de este barco porque hay que asegurar la gobernabilidad», decía entonces el regidor, confirmando que él sigue al frente, aunque evitó responder a si completará el mandato. No sabía entonces Currás que la nave zozobraría de nuevo con la marcha de Rebeca Domínguez.

Ahora mismo están al frente de todas las áreas él mismo, su segunda de abordo, Reyes Leis, y los dos concejales que entraron a mediados de mandato para sustituir al también imputado Albino Vázquez y a la actual portavoz del PPdeG, Paula Prado. Pero el caso es que los dos últimos no tienen dedicación exclusiva. Así era al menos hasta ayer.

Y esa parece que será la situación al menos durante un mes, el tiempo que se precisó para la incorporación en su día de Rebeca Domínguez y de Luis Meijide. La del último sustituto, José Rosende, casi fueron dos meses por los problemas de Currás para cerrar ese relevo.

Pleno municipal

La convocatoria del pleno para dar cuenta de las dimisiones no se podrá hacer hasta que el secretario municipal reciba la sentencia que condenó a los siete concejales. Será entonces cuando se inicien los trámites ante la junta electoral para la incorporación de los nuevos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos

Currás busca nueve concejales para Compostela