La defensa niega que el maquinista abandonara dos veces su puesto antes del accidente


La defensa del maquinista presentó estos días sus alegaciones al recurso del fiscal, Antonio Roma, que está en desacuerdo con las imputaciones aunque admite que pudo haber deficiencias en la seguridad por las que cree que pueden ser exigibles responsabilidades civiles. Los abogados de Francisco José Garzón, encabezados por Manuel Prieto, son especialmente vehementes con una de las afirmaciones del fiscal en su recurso, referida a los momentos previos al accidente, cuando se producen dos aplicaciones del freno de hombre muerto, que se activa cuando el maquinista no aprieta el pedal o los botones que sirven para comprobar su presencia en cabina. En su relato de los hechos previos al descarrilamiento, el fiscal asegura que el maquinista «recupera la puntualidad al entrar en la curva a pesar de haber visto anormalmente detenida su marcha en la mitad del trayecto por no encontrarse en el panel de circulación hasta en dos ocasiones».

La defensa del maquinista alega que es «errónea» la afirmación de que el conductor abandona hasta en dos ocasiones su puesto. «Debería explicar el fiscal en qué se basa para hacer esas aseveraciones, y concretar en qué momentos se producen esos abandonos, porque eso nadie lo ha dicho ni documentado. Negamos por tanto esa afirmación del fiscal», aducen en su escrito para impugnar el recurso de la Fiscalía.

El letrado Manuel Prieto recuerda que el ADIF no hizo una evaluación de riesgos después de modificar los sistemas de seguridad en Angrois, «a pesar de que la pérdida de atención era posible y elevadamente probable en esa curva». También recalcan que, una vez cambiado el sistema de seguridad, no se instaló ninguno alternativo, incluso después de autorizar la desconexión del ERTMS embarcado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La defensa niega que el maquinista abandonara dos veces su puesto antes del accidente