La mujer mordida por una serpiente en el glúteo: «Me quedé catatónica»

La policía revisó la red de saneamiento y busca al dueño del animal


Narón / La Voz

De colores amarillo fosforito y verde, y con una anchura similar a la de un vaso de tubo. Es el aspecto de la serpiente que alcanzó a ver Iris Castroverde, una vecina del barrio de A Solaina, en Narón, que sufrió una mordedura del ofidio en la zona perianal izquierda la noche del pasado domingo en el baño de su casa, en un primer piso de un edificio de seis. «Todo fue muy rápido. Estaba en el baño, oí ruido por las cañerías de detrás del váter, luego como si algo chapoteara, y antes de levantarme me mordió», recuerda Iris desde la peluquería Marisé Varela, que regenta desde hace pocas semanas, y a la que se incorporó a trabajar nada más salir del hospital el lunes.

Iris recuerda que se quedó «catatónica» en el momento del picotazo, al darse cuenta de lo que había sucedido. «Nunca imaginé que me fuese a morder una serpiente en mi baño. Estaba sola en casa con mis dos hijos de 8 y 5 años», explica. Y al instante comenzó a notar dolor. «Se me empezó a dormir la zona, y fui a por lejía para derramarla en cada váter y precinté los baños con cinta de embalar», detalla. Acto seguido, tras hablar a través de Skype con su marido que trabaja en Holanda, llamó al 112 para alertar. En esos pocos minutos se encontraba muy dolorida y ya dejaba de sentir incluso la parte superior de la pierna izquierda. «Mi suegra me llevó al hospital y mi suegro se quedó en casa con mis hijos para recibir a la policía», detalla.

La madrugada del lunes fue dada de alta. «Al no tener la serpiente ni saber su especie, iniciaron el protocolo pertinente y me pusieron tratamiento, la antitetánica, antibióticos, analgésicos y corticoides». Y la mordedura dejó una herida en círculo con ocho marcas, «dos arañazos por cada colmillo». Agradece la colaboración de los agentes, «que todos los días se interesan por como me encuentro y desde el primer momento vinieron».

Aunque ya se encuentra recuperada -«una amiga enfermera me hizo curas en la zona porque parecía como si se estuviese infectando»- todavía sufre dolores y molestias.

Inspección de las cañerías

La Concellería de Medio Ambiente, a través de la Policía Local de Narón y técnicos de la empresa de aguas Cosma, iniciaron el protocolo de seguridad pertinente para estos casos, y revisaron la red de saneamiento. En el bajo del inmueble hay una escuela infantil, cuyos baños fueron cerrados en un primer momento como medida de seguridad.

Inspeccionaron con cámaras las bajantes y las cañerías para comprobar que no hubiese accedido a la guardería. De hecho, creen que lo más probable es que descendiese por el conducto hasta desembocar al río, o incluso que el animal pueda estar ya muerto, ya que según la descripción creen que se trata de una especie exótica que no sobreviviría fuera de su hábitat o del terrario. No obstante, continúan el «seguimiento y control».

También investigan la procedencia de la serpiente. Destacan que lo más probable es que pertenezca a algún vecino del edificio -que tiene tres portales con cuatro pisos por planta- al que se le pudo escapar o la tiró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
74 votos

La mujer mordida por una serpiente en el glúteo: «Me quedé catatónica»