Xermán Varela: «Se pido un informe tributario tarda 9 meses, e unhas pegadas, ano e medio»


Vigo / La Voz

La judicatura muestra su espíritu crítico hacia el sistema judicial por la falta de medios que retrasan «máis do que nos gustaría, a resolución dos casos que sobre todo teñen que ver coa delincuencia económica ou de guante branco», manifiesta Xermán Varela, magistrado del Juzgado de Instrucción 2 de Pontevedra.

«Os delitos de pobres, a delincuencia pequena, e sobre todo o que ten que ver coas drogas, está todo taxado e penado, moi amplamente ademais, pero as dificultades chegan cando nos enfrontamos aos delitos maiores», señala Varela para recalcar la diferencia en el esfuerzo hecho hasta ahora para tipificar los delitos más comunes y las carencias y falta de herramientas que en cambio asegura existen para hacer frente a la corrupción o el blanqueo de dinero, entre las prácticas que considera más complicadas.

«Para que todo o mundo poida facerse unha idea: en Galicia a Administración tributaria só dispón de dous peritos especializados en delitos económicos, e iso explica parte das dilacións e das estatísticas saturadas», argumenta Varela, coordinador de Jueces para la Democracia en la comunidad gallega.

«Se pido un informe tributario tardará nove meses, pero se se trata de comprobar unhas pegadas dactilares por un roubo nunha casa, ese trámite se demorará polo menos ano e medio, se non leva aparellado un feito grave coma un asasinato que acelere o proceso», explica Varela Castejón como ejemplos prácticos. «Hoxe mesmo tiven que solicitar unha proba de ADN, e non terei os resultados hata dentro de sete ou oito meses», añade en su exposición de la dilatación de los procesos judiciales.

El magistrado parte de la base que de prácticamente todos los actores del sistema judicial tienen más trabajo del que pueden asumir, pero para él todavía satura más el sistema la especialización que van tomando los implicados en delitos como los económicos o de corrupción, o incluso los obstáculos que crean las denuncias interesadas que en esos ámbitos se puedan registrar, y en contraposición la escasa especialización y coordinación que considera se produce desde las instancias policiales, a las administrativas y judiciales para hacerles frente.

«Ante nós chegan situacións e conceptos que os xuíces non empregamos na nosa vida diaria, e o primeiro que temos que facer é entendelas, solicitar peritaxes que tardan eses oitos meses, que os expliquen, comprendelos, pedir despois dilixencias, voltar a pedir outras cando xorden novas probas... é un longo proceso que non se resolve como cando é un atraco a un supermercado. Enfrontámonos a labirintos empresariais, a contas en Kuwait, a múltiples fórmulas de dispersar o diñeiro», va añadiendo datos a su versión sobre las dilaciones concretas, que para el magistrado van a más en el ámbito de los delitos económicos.

Él añade las vistas que celebra dos veces a la semana y la acumulación de nuevos casos a los trámites que antes relató como habituales ante los delitos de guante blanco, pero a pesar de todo, Xermán Varela no está de acuerdo con que el retraso en el veredicto juegue en favor del acusado. «Pode que as testemuñas non lembren algún feito, pero penso que non inflúe na sentenza», añade.

Eso sí, el magistrado pontevedrés declara el hartazgo de parte del colectivo judicial con lo que considera la estrategia de luchar contra los delitos aumentando las penas, «cando o que se debería incrementar é a certeza de que quen delinque será sancionado». Una consecuencia del excesivo penalismo que entiende rige el sistema jurídico es que las cárceles españolas sean las que cuentan con la tasa de presos más alta de Europa y la mayor permanencia en los penales, cuando el índice de delincuencia es de los más bajos. «Iso si que é un problema estrutural», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Xermán Varela: «Se pido un informe tributario tarda 9 meses, e unhas pegadas, ano e medio»