El jefe de la patrulla aérea de Tráfico: «Nunca había visto nada igual»

El helicóptero siguió un kilómetro al conductor que iba leyendo un libro

Reproductor de vídeo 960 x 540 con publicidad activada a través de Liverail
El conductor cazado cuando iba leyendo un libro al volante El vídeo grabado desde el helicóptero que la DGT tiene en Galicia muestra perfectamente a un conductor que va leyendo un libro y pasando las hojas con la mano derecha mientras que con la izquierda maneja el volante. El conductor, que comete una infracción grave, viaja solo y lleva las viseras parasoles bajadas. Los hechos ocurrieron el lunes 14 de abril a las 12.10 horas en la carretera N-VI a su paso por el municipio coruñés de Bergondo, en un momento de intenso tráfico en ambos sentidos

redacción / la voz

Adelantamientos y giros indebidos, conductores sin cinturón de seguridad, hablando por el móvil o enviando mensajes. Esas son algunas de las infracciones que suelen captar las patrullas aéreas de la Dirección General de Tráfico (DGT). «En mis años de trabajo he visto de todo, pero nunca a un conductor leyendo libro. Nunca había visto nada igual», asegura Bernardo Cortijo, jefe de la patrulla aérea de Galicia y piloto que se encontraba a los mandos del helicóptero de la DGT el pasado lunes cuando un automovilista fue grabado leyendo un libro mientras conducía. La mano izquierda en el volante y la derecha pasando las páginas, aparentemente con destreza. Eran las 12.10 horas. El helicóptero de Tráfico sobrevolaba la N-VI y captó la infracción en el kilómetro 580 de esa transitada carretera, con un carril en cada sentido y sin mediana de separación entre ellos.

«Nos quedamos muy sorprendidos», dice Cortijo del momento en el que fue alertado por la operadora de vídeo de lo que acababa de ver a través del potente teleobjetivo del sistema de grabación. El helicóptero volaba a unos 150 metros de altura y siguió durante aproximadamente un kilómetro al Toyota de color negro sin que el conductor del vehículo advirtiese que estaba siendo vigilado desde el aire. En el tiempo que dura la grabación, el conductor, que llevaba puesto el cinturón de seguridad, no modificó su actitud. Continuó leyendo el libro y circulando sin desviarse de su carril, sin hacer maniobras extrañas y, aparentemente, a una velocidad moderada, por lo que no cometería ninguna infracción si no fuese leyendo un libro.

Infracción grave

A pesar de que la lectura de libros al volante no está tipificada en la normativa de seguridad vial, es probable que la infracción sea encuadrada en el apartado de falta de atención a la conducción causada por el manejo manual de dospositivos electrónicos o de teléfonos móviles, que se sanciona con 200 euros y con la pérdida de 3 puntos del carné.

De todas formas, el conductor que fue grabado mientras leía un libro cuando circulaba por la carretera N-VI aún no ha recibido la notificación de la denuncia, que sigue el mismo proceso que las multas de velocidad captadas por radares fijos. La imagen y los datos de la infracción se envían por vía telemática al centro de tratamiento de denuncias que la Dirección General de Tráfico tiene en León. Allí se hacen las comprobaciones necesarias para identificar el vehículo antes de notificar la denuncia a su titular. Luego, este deberá comunicar quién conducía el Toyota negro el lunes 14 a las 12.10 horas.

El conductor no advirtió que estaba siendo grabado desde

el aire

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
56 votos

El jefe de la patrulla aérea de Tráfico: «Nunca había visto nada igual»