«Le di un consejo con buena intención, y si no, te quedas en Galicia con tu gallego»


La empresaria asturiana cree que Esther García no tenía motivos para molestarse, ni mucho menos para enviar una carta a este diario denunciando lo ocurrido con su petición de empleo. «Yo le di un consejo con toda la buena intención, y si no te quedas en Galicia con tu gallego, pero yo necesito una persona en recepción que sepa hablar bien inglés, francés y alemán y que además sepa algún programa de gestión hotelera» y este no era el caso, porfía una vez más.

El currículo que recibió el hotel de Llanes sería correcto, apunta su dueña, si lo hubiese enviado a algún local emplazado en Galicia, pero no a su negocio asturiano. Eso sí, rechazo al gallego por su parte no existe «en absoluto», porque «estamos hablando de que estamos en Asturias, de que somos provincias limítrofes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
55 votos

«Le di un consejo con buena intención, y si no, te quedas en Galicia con tu gallego»