«No tengo nada en contra del gallego ni de los dialectos»

maría santalla REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La dueña del hotel que sugirió a una madrileña que eliminase el gallego de su currículo añade que «en Asturias se habla una cosa que se llama bable que es inventada»

17 abr 2014 . Actualizado a las 11:31 h.

La dueña del hotel asturiano que rechazó el currículo de la madrileña Esther García y le sugirió que eliminase en él la referencia a su nivel alto de gallego no tuvo que hacer ayer memoria para recordar este caso pese a que responde cada día, dice, a un buen número de solicitudes de empleo: «Tengo la costumbre de contestar a todos, por educación. Y en este caso, a esta chica le contesté diciéndole que teníamos la plantilla completa y le recomendaba que estudiase más idiomas». Explica la empresaria asturiana que «si me hubiese puesto inglés alto, francés alto, alemán alto y gallego alto no le hubiese dicho nada, pero teniendo solo inglés de nivel medio bajo y gallego tuve que recomendarle que insistiese más en idiomas más elementales».

El argumento en el que insiste una y otra vez la propietaria del establecimiento rural es que entre sus clientes figuran un elevado porcentaje de extranjeros, y precisamente por ello necesita que sus recepcionistas -puesto al que optaba Esther García- hablen al menos inglés, francés y alemán, conocimientos que la aspirante madrileña no aportaba. Le contestó, afirma, «educadamente, como empresaria hotelera asturiana», y «sin ninguna acritud» le explicó que le parecía «irrelevante la información que me daba de que sabía gallego y que solo tendría futuro en su amada Galicia».

Aunque reitera que no tiene nada contra el gallego, la dueña del hotel entiende que su respuesta al currículo de Esther -en la que decía, por ejemplo, que «el gallego lo puede utilizar en Galicia nada más, y es una lástima que haya perdido el tiempo en estudiar ese idioma y no otros más elementales»- pueda sentar mal «por todos los problemas que hay ahora por los nacionalismos en general».