Un informe técnico reveló fallos en la línea a 8 días de su apertura

Concluía que las incidencias no eran «bloqueantes para la puesta en servicio», pero recomendaba estudiar «posibles restricciones»


Redacción / La Voz

El ADIF también ha aportado al juzgado un informe, realizado el 2 de diciembre del 2011, apenas una semana antes de la inauguración de la línea de alta velocidad Santiago-Ourense, en el que se relatan las incidencias detectadas durante las pruebas con ERTMS en los trenes de media distancia Avant. Esta nota técnica, firmada por técnicos de la Dirección Adjunta de Programación de Instalaciones, revela múltiples problemas en el sistema de seguridad, tanto en vía como en el dispositivo embarcado en el tren: frenados de servicio debido a inconsistencias con balizas, detención del tren en la zona neutra por la no detección de una baliza, frenadas en la transición de ERTMS a ASFA, pérdidas de tensión... etcétera.

No obstante, ninguno de estos problemas obligó al ADIF a parar o retrasar la inauguración de la línea. Los tres técnicos que elaboraron el informe establecieron en sus conclusiones que las incidencias que se detectaron durante el período de pruebas «no se consideran bloqueantes para la puesta en servicio de la línea». «No obstante -añadieron- es competencia de otros organismos analizar las posibles restricciones que hubiese que aplicar para los diferentes trenes que vayan a circular por la línea».

Algunos de estos problemas se mantuvieron cuando los trenes prestaban ya servicios comerciales, como demuestra el informe del jefe de maquinistas de Ourense. En el escrito de José Ramón Iglesias Mazaira se avisaba sobre la peligrosidad de la curva de Angrois, pero también se reflejaban los problemas en las transiciones entre sistemas de seguridad, especialmente en el paso de ERTMS a ASFA muy cerca de la curva de Angrois, donde se produjo el accidente en el que murieron 79 personas.

Incidencias sin causa conocida

Finalmente, los tres técnicos que firman la denominada Nota técnica sobre las pruebas ERTMS nivel 1 con el tren S-121 (Maite Cambronero, Josechu Gómez y Carolina de la Roza) consideraron «necesario» que los tecnólogos responsables del sistema «expliquen el comportamiento detectado, en aquellas incidencias cuya causa no ha sido posible determinar».

Ninguna de estas incidencias tendría una relación directa con el accidente, aunque los S-121 -que cubren el trayecto de media distancia A Coruña-Santiago-Ourense- también dieron problemas con los equipos embarcados al principio, como se refleja en la nota técnica. De hecho, a día de hoy, Renfe aún no ha solventado las complicaciones de compatibilidad del ERTMS embarcado en los Alvia y sigue en la fase de pruebas para instalarlo definitivamente. Como el propio informe refleja, tampoco eran fallos que en principio pusieran en riesgo la seguridad de los viajeros. Existe un informe anterior, del 30 de noviembre del 2011, donde se relatan prácticamente las mismas incidencias y se vuelve a solicitar que otros organismos analicen eventuales restricciones.

Visto bueno al proyecto

Las actas del ADIF que fueron solicitadas por el juez a instancias de la defensa del maquinista revelan que el 7 de septiembre del 2010 el comité de dirección tuvo conocimiento del contrato para modificar el proyecto en la entrada de Santiago, para el que el presidente daba el visto bueno a la continuación provisional de las obras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

Un informe técnico reveló fallos en la línea a 8 días de su apertura