El tren ya supera en pasajeros al avión en rutas de larga distancia

serafín lorenzo SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Este vuelco histórico eleva la presión del AVE en los aeropuertos gallegos

14 mar 2014 . Actualizado a las 10:25 h.

Galicia no necesita esperar a que entren en servicio las líneas de AVE con Madrid, previstas para el 2018, para constatar el demoledor impacto que vaticinan los técnicos sobre el tráfico aéreo. Ese desplome de usuarios de los aeropuertos ya es una realidad en las comunidades con ferrocarril de alta velocidad que asoma incluso en las estadísticas oficiales. Por vez primera, en enero pasado el tren movió más viajeros que el avión dentro de las rutas de larga distancia en España. El ferrocarril transportó a 1,91 millones de pasajeros, frente a 1,86 millones que eligieron el avión.

Se trata de un vuelco histórico en los modos de transporte de viajeros que se produce en un momento en el que la Xunta ha puesto sobre la mesa un informe que alerta de la futura competencia del AVE para las tres terminales gallegas. De acuerdo con el estudio adjudicado a una consultora por la Axencia de Turismo de Galicia, las futuras conexiones de alta velocidad con Madrid desde Santiago (2 horas y 40 minutos), A Coruña y Vigo (3 horas en los dos casos) restarán 480.000 viajeros al año en los vuelos entre Lavacolla y Barajas, 307.000 desde Peinador y 302.000 desde Alvedro. La merma de clientes afectaría igualmente a las rutas aéreas con Barcelona, Sevilla, Málaga y Valencia, ciudades en las que el AVE ya compite con el avión. La consultora que elaboró el estudio concluye que, en función de la «elasticidad de la tarifa entre modos» de transporte, las nuevas conexiones ferroviarias recortarán un 33 % los usuarios de la Lavacolla, un 42 % los de Peinador y un 47 % los de Alvedro.

El balance difundido ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) demuestra que las ciudades harían mal en seguir ensimismadas en debates localistas que obstaculizan la coordinación de los tres aeródromos que piden los técnicos para frenar su desplome de tráfico y competir con la atractiva oferta con Oporto. El ferrocarril incrementó un 22 % sus pasajeros en el último año, mientras el avión perdió un 7,3. Aunque esos datos no están desglosados por comunidades, la coyuntura en Galicia no es muy distinta. De hecho, el retroceso de las terminales gallegas superó en los últimos años la media española. Solo durante el 2012 y el 2013, cedieron 860.000 viajeros. Desde que en el 2007 alcanzaron su techo con 4,72 millones de usuarios, su tráfico comercial ha bajado un 24 %.