El Congreso abre la puerta a que el voto exterior se realice en urna

Aprueba la revisión de la exigencia del voto rogado introducida en el 2010


Madrid / La Voz

La reforma del sistema de votación de los españoles residentes en el extranjero aprobada en el año 2010, en la que se introdujo la exigencia del voto rogado para ejercer el sufragio, tiene los días contados. El Congreso aprobó ayer la toma en consideración de la proposición de ley del Parlamento de Galicia en la que se plantea un nuevo modelo mediante el cual los residentes en el extranjero puedan votar en urna, al igual que el resto de los españoles, y sin necesidad de solicitar con antelación la papeleta de voto para acreditarse.

La propuesta para modificar la Ley de Régimen Electoral General de 1985 fue aprobada por unanimidad en la Cámara gallega en el año 2008. Y, aunque en el 2010 la norma ya fue cambiada con los votos del PP, PSOE, CiU y PNV, ayer todos los grupos, excepto el BNG y ERC aprobaron tramitar una nueva modificación tras constatar el fracaso de la normativa actual, que ha supuesto un desplome del número de votantes en el exterior. De cifras de participación de los residentes en el exterior en torno al 30 % se ha pasado a menos del 5 %. En las últimas elecciones autonómicas gallegas, solo el 3,25 % del censo en el extranjero ejerció su derecho a voto, lo que implica una abstención del 96,75 %.

La diputada del PSdeG Carmela Silva defendió la necesidad de reconocer que la decisión tomada en el 2010 «fue errónea», ya que la normativa vigente «no garantiza» el derecho fundamental al voto, algo asumido también por el portavoz del PP, Alfredo Prada. La diputada del BNG Olaia Fernández Davila defendió sin embargo la última reforma y expresó su sospecha de que detrás de esta nueva modificación para anular el voto rogado se esconde un intento de «volver atrás» eliminando las garantías introducidas.

La propuesta del Parlamento gallego supone equiparar el procedimiento de voto de los emigrantes con el resto de electores. En cada demarcación consular con más de 500 españoles censados se establecerían secciones electorales, cada una con una urna y un máximo de 4.000 electores. El voto por correo con solicitud previa de papeleta, igual al del resto de los españoles, se mantendría para quienes no puedan acercarse a los consulados el día de la votación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El Congreso abre la puerta a que el voto exterior se realice en urna