Criar un hijo hasta los 18 cuesta como mínimo 97.000 euros

Las ayudas a la natalidad cubren el 20 % del gasto durante 36 meses


redacción / la voz

Lo tienen complicado las familias gallegas para sacar adelante a los hijos, como queda acreditado por uno de los índices de fecundidad más bajos de Europa: 1,08 hijos por mujer (1,32 es la media española). Para criar un menor hasta los 18 años es necesario invertir una media de 5.396 euros por año; 97.128 al llegar a la mayoría de edad. Pero si cogemos una media más realista, en consonancia con lo que sería el gasto de una familia de clase media-baja en una ciudad gallega, el gasto por año se va hasta 7.502 euros; 135.050 al llegar a los 18 años. El coste se reduce mucho a partir del segundo hijo.

Para una familia de poder adquisitivo moderado, el mayor desembolso se produce en los tres primeros años de vida del hijo, que es cuando hay que asumir compra de ropa -cada tres meses al principio-, productos especiales de alimentación y aseo, como pañales, y una serie de muebles y dispositivos inevitables, como la silla del coche, el cochecito o la cuna.

A partir de los 3 años comienzan los gastos escolares, como los libros de texto, que pueden estar en torno a 200 euros por curso. Para el uniforme o la ropa alternativa y el calzado hay que contar con 300. También aparecen los cumpleaños, para los que se reservan entre 80 y 100 euros si se evitan los parques de bolas y se opta por soluciones caseras.

En el tramo de 6 a 12, los hijos se incorporan al consumo familiar, pero llega la comunión y, con ella, los videojuegos y hasta el móvil. La tecnología mediatiza el consumo entre los 12 y los 15 con la compra de ordenador o tableta, el MP4 o similar, y un gasto en alimentación que sube hasta 300 euros por hijo al mes. La inversión vuelve a dispararse inevitablemente entre los 15 y los 18, y no digamos si incluimos un viaje de idiomas.

Mil quinientos euros al año

El cálculo de gasto familiar que ha hecho La Voz de Galicia parte de los datos de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), actualizados con el IPC sectorial. Presenta tres supuestos con una horquilla muy amplia, porque el gasto, en definitiva, se ajusta al final a las posibilidades de cada familia. En cualquier caso es muy complicado bajar de esos 5.400 euros de media anual.

La otra cara de la moneda de la crianza de los hijos son las ayudas a la natalidad que reciben las familias, que, por término medio, cubren solo el 20 % del gasto durante los tres primeros años de vida del hijo. Después se extinguen. ¿Qué recibe una familia gallega para criar a su hijo? Una ayuda universal de la Xunta de 360 euros al año (vía IRPF o prestación) por cada vástago. Según la Consellería de Traballo e Benestar, es la más elevada de España y crecerá además hasta 400 euros en el 2015 y hasta 450 en el 2016.

Además están los 100 euros al mes que da el Estado a la madre trabajadora. Es decir, que esta no los percibe durante la baja por maternidad o una excedencia posterior. Cien euros que, por cierto, no se actualizan desde el año 2003, por lo que hoy, inflación en mano, equivalen a 76.

Quienes lograsen sumar esas dos aportaciones percibirían 1.560 euros al año. Esto supone un 20,2 % del gasto anual por hijo para una familia que hace el gasto mínimo, y un 18, 4 % para otra de gasto medio. Y solo durante tres años.

El Estado concede también una ayuda para hijos menores de 18, de 24,25 euros al mes (291 por año), pero únicamente para rentas familiares inferiores a 11.264 euros anuales. Según Mariano Martínez-Aedo, vicepresidente del Instituto de Política Familiar (IPF), «si los dos cónyuges perciben el salario mínimo ya no pueden optar a esa ayuda, por lo que solo una de cada nueve familias en España la tiene». Martínez-Aedo recuerda que la media europea de esta prestación es de «125 euros al mes, y además es universal, sin limitaciones de renta».

Sostienen en la Xunta que «Galicia é a única comunidade, xunto con Valencia, que mantén a dedución durante os tres primeiros anos de vida do menor». Con todo, los expertos en demografía consideran insuficientes las ayudas a la familia en un país «que es el vagón de cola de Europa en ese campo, junto con Polonia, Portugal, Lituania y Malta», destacan en el IPF. Se ignora además la recomendación de la OIT, que pide un mínimo de 18 semanas por maternidad, y en España son 16. Suecia está entre 68 y 55; Bulgaria, en 58, y Noruega, entre 49 y 59.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Criar un hijo hasta los 18 cuesta como mínimo 97.000 euros