Las mujeres gobiernan en 31 concellos, la cifra más alta de la historia

El porcentaje de alcaldesas en Galicia (9,8 %) es más bajo que la media española (15 %)


redacción / la voz

A día de hoy, jornada dedicada a la mujer trabajadora, 31 alcaldesas dirigen otros tantos concellos gallegos. No son muchas, si se tiene en cuenta que existen en Galicia 314 municipios, pero es la cifra más alta en toda la historia de la comunidad. La incorporación de la mujer a la política ha sido una tarea difícil en la que todavía queda mucho por hacer.

Para encontrar el primer nombramiento de una fémina como alcaldesa en Galicia hay que remontarse 89 años atrás. Si lo hacemos, podremos encontrar esta crónica que abría la edición de La Voz de Galicia el 15 de enero de 1925. «En nuestra sección telefónica recogimos hace días la noticia de que el gobernador civil de Pontevedra designó para ocupar la alcaldía del Ayuntamiento de Portas a la culta maestra nacional doña Concepción Pérez Iglesias. Es el primer caso en Galicia de una mujer elevada a la magistratura popular por virtud del estatuto municipal que concede al bello sexo el derecho a tomar parte en las elecciones y para el desempeño de cargos edilicios y también a ocuparlos». El titular de esta información era «La primera mujer gallega, alcalde», y se publicaba bajo el epígrafe «Feminismo en acción».

Pocos días antes de esa fecha, el 9 de enero, había tomado posesión de su cargo como alcaldesa de Portas Concepción Pérez, la primera alcaldesa -como apuntaba el diario- de Galicia, y la segunda de España, pues unos meses antes había sido nombrada Matilde Pérez Mollá como regidora de Cuatretondeta (Alicante). Ambas pudieron llegar a empuñar el bastón de mando en la España de la dictadura de Miguel Primo de Rivera gracias a que el Estatuto Municipal aprobado en marzo de 1924 permitía el derecho a voto en las elecciones municipales a las cabeza de familia, es decir, solo a las mujeres viudas y solteras emancipadas. A partir de los 25 años podían incluso ocupar cargos en los ayuntamientos. Doña Concha, como era conocida por sus vecinos de Portas, cumplía ambos requisitos. Era viuda y tenía, por entonces, 44 años, así que cuando su predecesor, el médico Cesáreo Belsol, decidió dejar la alcaldía, pudo ser nombrada por el gobernador como concejala y, en esa misma sesión, ser elegida alcaldesa, cargo que ocuparía durante cinco años.

Condenada a muerte

Habría que esperar unos años más, hasta la Segunda República, para que una mujer volviese a regir los destinos de una localidad gallega. Entre febrero y julio de 1936 María Purificación Gómez González fue alcaldesa de A Cañiza (Pontevedra). Su breve mandato fue interrumpido por el estallido de la Guerra Civil: Purificación Gómez fue encarcelada y condenada a muerte, una pena que no llegó a aplicársele, puesto que fue indultada.

Iniciada la contienda, se formaron comisiones gestoras para dirigir los ayuntamientos. En ellas figuran dos mujeres, una en Asturias y otra en Galicia. Se trata, en este caso, de Mercedes Ramudo Ramudo, comerciante que ya había sido concejala en la etapa de Primo de Rivera y que ocupará la alcaldía de Vilalba (Lugo) entre 1939 y 1941.

La lista se paraliza en cuanto se asienta el régimen de Franco. Entonces, las mujeres vuelven a desaparecer de la escena política, y entre 1941 y 1967 ninguna volverá a coger el bastón de mando. Será en 1968 cuando, mientras en Francia estalla la revolución estudiantil y en el Reino Unido comienza a sonar Deep Purple, España modifique la Ley de Régimen Local y autorice a las mujeres casadas a ser electoras y elegibles. A partir de entonces, el número de mujeres en los ayuntamientos comienza a crecer, de forma lenta pero progresiva.

Con todo, en la agonía del régimen de Franco son todavía excepcionales los nombramientos de mujeres. Una de las primeras en esa etapa fue Pilar Otilia López, alcaldesa de Ramirás, que ocupó el cargo en 1975 y que, casi cuatro décadas después, sigue al frente del Concello, ahora como regidora elegida por sus vecinos.

En 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones municipales de la democracia en España, Pilar Otilia López revalidó su mandato presentándose entonces por UCD -hoy es alcaldesa por el Partido Popular-. Junto a ella, otras cinco mujeres se convirtieron en regidoras en Galicia.

En 1983 fueron otras seis mujeres las elegidas para gobernar en otros tantos concellos gallegos, y en 1987, 8. Con los años noventa se superaría la decena. Las primeras elecciones de esa década tuvieron lugar en el año 1991: once fueron entonces las listas vencedoras encabezadas por féminas. En 1995 se llegaba a las 14, y en 1999 se rompía la evolución y se retrocedía de nuevo hasta las diez.

Cuatro años más tarde, en el 2003, fueron 14. Y tras otros cuatro, en el 2007, se produjo el gran salto. En esos comicios, hace casi siete años, resultaron elegidas 25 alcaldesas. En las últimas elecciones celebradas, las del 2011, las urnas eligieron a 24 mujeres. Tres años después, diversas vicisitudes han hecho subir esa cifra hasta las 31 regidoras con las que cuenta Galicia a día de hoy. Son un 9,8 %, porcentaje que todavía está muy lejos del casi 15 % de media en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Las mujeres gobiernan en 31 concellos, la cifra más alta de la historia