El PP apuntala a Caballero al brindar su apoyo al presupuesto

Juan Manuel Fuentes Galán
juanma fuentes VIGO / LA VOZ

GALICIA

El alcalde, a cambio, facilitará las obras del hospital que boicoteaba

07 mar 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El PP ha acudido al rescate del alcalde de Vigo a cambio de algunas contrapartidas. Todo está encarrilado para que el grupo de la oposición vote a favor de las cuentas elaboradas por Caballero tras la reunión negociadora celebrada ayer. Los populares, que tienen 13 concejales frente a los 11 del PSOE, mostraron su satisfacción por la marcha atrás del regidor socialista respecto al nuevo hospital que se construye en la ciudad.

Caballero asume el cumplimiento del convenio firmado en su día por la exalcaldesa Corina Porro y la Xunta. Dicho texto, hasta ahora rechazado por el alcalde, establecía que el Concello llevaría a pie de obra las canalizaciones de los servicios, fundamentalmente, agua, saneamiento, electricidad y fibra óptica. Con el respaldo del BNG, Caballero mantuvo una oposición frontal argumentando que Feijoo construía en Vigo un «hospital privado». Por ello, rechazó el cumplimiento del convenio, la cesión de una parcela para las subestación eléctrica y aprobó una moción para acudir a los tribunales.

Cuando una solución pactada parecía imposible, se ha conseguido gracias al apoyo presupuestario que el PP va a brindar a los socialistas, que se habían quedado en minoría para sacar las cuentas adelante al transformarse el BNG en oposición real y descartar una nueva alianza.

La teniente de alcalde, Carmela Silva, enmascaró ayer la vía libre al hospital asegurando que siguen oponiéndose, pero que llevarán las canalizaciones «a los vecinos de Valladares y Beade», justo las parroquias donde se construye el centro sanitario, lo que equivale a dar cumplimiento al convenio.

Al margen de este asunto, ambas partes han llegado a un pacto sobre la cesión de terrenos para construir la Cidade da Xustiza (también bloqueada por Caballero durante tres años) y una rebaja de impuestos el año próximo cuyos detalles no se conocen todavía. Además, el alcalde negocia con Agustín Hernández una salida al bloqueo por Vigo del transporte metropolitano.

Lo que tiene peor pinta para las demandas del PP es el cambio del recibo del agua para que se pague solo la consumida y no el elevadísimo mínimo de 30 metros cúbicos cada dos meses, el mayor de Galicia. La solución será pedir un informe a la Universidad, dejando el tema una vez más en el aire.

No obstante, ambas partes mostraron ayer su satisfacción por los avances y elogiaron la buena disposición del contrario ante la crucial reunión del próximo lunes. Pero Figueroa, el líder del PP, reconoció que ante el riesgo de incumplimiento quieren dejarlo todo muy clarito en un documento que no admita interpretaciones para garantizar su cumplimiento.

Sus temores están muy fundados, ya que el pleno de la corporación ha aprobado mociones con los votos del PP y el BNG, que suman mayoría, y después Caballero las ha incumplido.