Los concellos se agarran al impuesto de bienes inmuebles

Un total de 74 ayuntamientos han pedido la actualización del catastro


redacción / la voz

Los concellos gallegos lograron ingresar cincuenta millones de euros más durante el 2012 por el impuesto de bienes inmuebles (IBI), una tasa de la que están exentos los bienes propiedad de la Iglesia. La recaudación global derivada de ese gravamen fue de 450 millones, un 20 % del total de ingresos. La razón del alza no fue otra que la aplicación de la medida impuesta por el Gobierno central de incrementar el tipo de dicho impuesto durante el 2012 y el 2013, una fórmula que han prorrogado para este año y el que viene. Esto, unido al hecho de que la recaudación sobre las construcciones continúa bajando -en el 2012 se ha reducido en diez millones de euros-, convierte al IBI en el principal respiradero directo de las arcas locales, por detrás de las transferencias del Estado.

De hecho, un total de 74 ayuntamientos de toda la comunidad -Aranga, Boqueixón, Irixoa, Mañón, Melide, Mesía, Neda, Paderne, As Pontes, Porto do Son, Tordoia, Val do Dubra, A Pobra de Brollón, A Pontenova, Alfoz, Baralla, Begonte, Carballedo, Folgoso do Caurel, Foz, Guitiriz, Guntín, Láncara, Meira, Negueira de Muñiz, O Corgo, Ourol, Outeiro de Rei, Palas de Rei, Pantón, Sober, Taboada, Vilalba, A Arnoia, A Bola, A Gudiña, a Merca, A Pobra de Trives, Allariz, Avión, Bande, Beade, Boborás, Calvos de Randín, Chandrexa de Queixa, Gomesende, Larouco, Maside, Montederramo, Muíños, Nogueira de Ramuín, O Bolo, Pereiro de Aguiar, Os Blancos, Parada de Sil, Porqueira, Punxín, Ribadavia, Riós, San Amaro, Verín, Xunqueira de Ambía, Xunqueira de Espadanedo, As Neves, A Estrada, Cangas, Cerdedo, Crecente, Cuntis, Dozón, Mondariz-Balneario, Pontecesures, Salceda de Caselas, Vilaboa y Vila de Cruces- pidieron a finales del pasado año la aplicación de los coeficientes de actualización de los valores catastrales que recoge la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el 2014. Esto implica que este año aplicarán ya dicha actualización del IBI, lo que probablemente supondrá que los habitantes de esos concellos tengan que pagar un poco más. Lo que ocurre es que, al actualizar el catastro, no están obligados a aplicar esa subida del tipo que marca el Gobierno y que supuestamente les supondría un alza mayor. Solo los concellos que actualizaron sus catastros en el 2005, 2006, 2007 y 2008, además de los que lo estén haciendo en este momento, quedarán exentos de ambas medidas.

Paralelamente, instituciones encargadas de la recaudación, como la Diputación de Pontevedra, han puesto en marcha mecanismos para que los contribuyentes no lo noten tanto. El organismo primará, por ejemplo, a los contribuyentes que agrupen todas las facturas en una. De modo que podrán abonar todo en cuotas mensuales carentes de recargo alguno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los concellos se agarran al impuesto de bienes inmuebles