Un empresario se autoinculpa y dice que Aquagest financió al PSOE

La jueza De Lara señala a Ángel Espadas como el «recaudador» del PP en Santiago


Santiago / La Voz

Los indicios de financiación irregular del PSdeG-PSOE de Santiago descubiertos durante las escuchas telefónicas de la operación Pokémon fueron ratificados punto por punto, en su declaración ante la jueza Pilar de Lara, por un conocido empresario local de artes gráficas, Antonio Murcia Piñeiro. Este reclamaba entre 300.000 y 400.000 euros que la concesionaria del servicio municipal de aguas y otras empresas contratistas del Concello se habrían comprometido a desembolsar para pagar los gastos de las campañas socialistas en las elecciones municipales del 2007 y 2011.

Cuando Sánchez Bugallo perdió la alcaldía en los últimos comicios ante Gerardo Conde Roa (PP) estas empresas olvidaron sus compromisos, según Antonio Murcia, quien se autoinculpó por su participación en este entramado que supuestamente utilizaba facturas falsas. Por este hecho está imputado el propio empresario. Su histórica imprenta, La Ibérica, que acabó quebrando, realizó trabajos para el PSOE en ambas campañas, que en parte fueron pagados, pero nunca por el Partido Socialista, sino que -según él declaró- eran abonados directamente por la concesionaria Aquagest o por otras empresas a las que esta facturaba. De las conversaciones grabadas a los directivos de la concesionaria del agua Henry Laíño y José Luis Míguez; al exjefe de gabinete de Conde Roa, Ángel Espadas; y al delegado del grupo Vendex en Santiago, Alberto Quintana, entre otros, se concluye que en el entramado participaban, junto a Aquagest, al menos media docena de empresas.

Laíño y Míguez, también imputados en la Pokémon, declararon a la jueza que desconocían la existencia de esa deuda -Murcia reclamaba a esta empresa 60.000 euros- porque no existe ningún registro al respecto en la contabilidad. Antonio Murcia manifestó que este entramado comenzó con el antecesor de Laíño en la delegación territorial de Aquagest, que ya no está en la empresa. «¿Y qué le encargó?», le preguntó la jueza. «Revistas, folletos publicitarios, carteles y lo demás... y que emita la factura a nombre de Aquagest poniendo el concepto «material de oficina»», respondió. El impresor dice que no puede justificar los pedidos porque no tiene documentos: «Me han engañado, fui tonto, por fiarme».

Bernardino Rama lo niega

«¿Y por qué se inventa una historia tan rocambolesca esta persona, que además se está autoinculpando?», le preguntó la jueza al que era número dos de Bugallo y responsable del PSOE de Santiago, Bernardino Rama, también imputado. El todavía edil respondió que lo desconocía, «pero no es cierto, para nada». Negó las acusaciones de Murcia, entre ellas que tanto Bugallo como el propio Rama fueran conocedores del entramado.

Bernardino Rama cifró en no más de 60.000 euros los gastos del PSOE de Santiago en cada una de las campañas electorales del 2007 y 2011. En la primera campaña, encargaron a La Ibérica «folletos y una revista que no sé si fueron 200 o 300 ejemplares, no recuerdo si fueron 4.000 y pico o 5.000 y pico euros». [Rama se estaba refiriendo a la revista Compostela Viva, de la que se editaron 50.000 ejemplares, según dijo el PSOE en el 2007]. El edil socialista aseguró que todos los gastos los pagaba el partido y que nunca recibieron dinero de empresas.

Pagos de hasta 45.000 euros

Durante el interrogatorio a Ángel Espadas, jefe de gabinete de Gerardo Conde Roa cuando fue alcalde, la jueza De Lara le preguntó directamente si no era cierto que él era el «recaudador» del Concello para las campañas electorales del PP. Él respondió que aquello era «una coña marinera».

La magistrada le advirtió que era el apelativo con el que se le señalaba en algunas de las conversaciones telefónicas intervenidas, pero la jueza de la Pokémon le puso un ejemplo más concreto y en el que él mismo intervino. Le hizo escuchar una conversación que Espadas mantuvo el 16 de abril del 2012 con el concejal de Deportes, Adrián Varela -también imputado-, en la que el edil le mostraba su apoyo tras su destitución como jefe de gabinete del alcalde.

Varela le explicaba que iba a haber una reunión con el nuevo alcalde, Ángel Currás, y que él le iba a explicar que si Espadas dejaba el Concello tendrían que devolver los 40.000 o 45.000 euros que varias empresas habían puesto en la campaña electoral del Partido Popular en Santiago. «Gente que puso dinero y que quieren que tú sigas ahí», le dijo el edil de Deportes.

Espadas no tuvo respuesta para la jueza y se limitó a decir que «Adrián sabrá lo que está diciendo, yo ni idea». Lo cierto es que, tras dejar el Concello, el ya exjefe de gabinete trabajó para Aquagest a través de otra firma, según la investigación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos

Un empresario se autoinculpa y dice que Aquagest financió al PSOE