La UE advierte que la libre circulación de personas va unida a la de capitales

El Consejo de Ministros respeta el voto del referendo, pero pide a Suiza que cumpla la ley


Redacción / La Voz

Tras dejar claro su respeto al resultado del referendo en el que los suizos decidieron el domingo poner cuotas a la inmigración, el Consejo de Ministros de la Unión Europea, que ayer aprobó una declaración al respecto, insta a ese país a cumplir con los tratados firmados con Bruselas y advierte de las posibles consecuencias que la decisión de los suizos puede acarrear. El sentir del Consejo de la UE lo transmitió el ministro griego de Exteriores, Evangelos Venizelos, cuyo país preside la Unión este semestre, quien hizo hincapié en que las libertades fundamentales son parte de las relaciones entre la UE y Suiza, así como del mercado único de la Unión Europea, cuyos cuatro pilares -la libre circulación de personas, de capitales, de mercancías y de prestación de servicios- «son indivisibles». En este sentido, y pese a que Venizelos aseguró que en la reunión de ayer no se discutió la posibilidad de aplicar sanciones a Suiza, destacó que «no es posible aceptar la separación o división» de la libre circulación de personas y de la de capitales.

Desde la UE entienden que corresponde al país helvético hacer compatible el resultado del referendo con los acuerdos internacionales que ha suscrito con la Unión. Dispone de un plazo de tres años -período en el que deben entrar en vigor las cuotas que ha determinado la consulta- para buscar la fórmula que le permita compatibilizar ambas cosas.

Quizás ese margen temporal es el que ha llevado al Gobierno suizo a reaccionar con calma ante la patata caliente con la que se ve obligado a lidiar. El presidente del Gobierno y ministro de Asuntos Exteriores suizo, Didier Burkhalter, reconocía ayer que el resultado del referendo dibuja «una situación difícil», pero «no se trata del fin del mundo». El presidente de la Confederación ha explicado que el problema que se plantea ahora es si se mantienen, se revisan o se anulan los acuerdos existentes con la Unión Europea.

Mientras, las primeras consecuencias de la decisión que los ciudadanos suizos refrendaron el domingo por un estrecho margen de 50,3 % no se han hecho esperar. Ayer, la Unión Europea anunciaba que se suspendían las negociaciones con Suiza para regular el tránsito de electricidad.

Paralizado el acuerdo eléctrico

«En estos momentos no hay previstas negociaciones técnicas entre la UE y Suiza sobre el acuerdo eléctrico a la luz de la nueva situación, porque debe examinarse el camino a seguir dentro del contexto más amplio de las relaciones bilaterales», explicaba ayer la portavoz de la Comisión Europea, Pia Ahrenkilde.

El siguiente paso, anunciado el lunes, una vez conocido el resultado del referendo, será suspender la participación de Suiza en el programa de intercambio de estudiantes universitarios Erasmus, así como en el plan de I+D Horizonte 2020. No serán las únicas consecuencias a las que se enfrente Suiza: Bruselas prepara más represalias para cuando las cuotas a la inmigración entren en vigor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos

La UE advierte que la libre circulación de personas va unida a la de capitales