La nieve deja a 5.200 niños sin clase y provoca problemas en la red viaria

Una intensa nevada ha dificultado el tránsito de vehículos por la A-6, en especial en Guitiriz por el vuelco de un camión. Los fuertes vientos de esta madrugada han causado incidentes por caída de objetos y ramas. Sigue la vigilancia por la crecida de los ríos


La Voz | EFE

Las nevadas han dejado a más de 5.200 niños sin clases y han ocasionado esta mañana numerosos problemas en la red viaria de Galicia, principalmente en carreteras secundarias del interior de la comunidad y también en algunos tramos de la A-6 y la A-52.

Las malas condiciones meteorológicas han provocado que 95 centros educativos se viesen afectados. No pudieron asistir a clases 2.272 alumnos de la provincia de Lugo, 2.034 en la provincia de Ourense, 746 en Pontevedra y 187 en A Coruña.

En las carreteras, las mayores complicaciones por la nieve se han concentrado esta mañana en la A-6 en la provincia de Lugo. Entre los kilómetros 416 y 446, desde As Nogais hasta la localidad leonesa de Vega de Valcárcel el tráfico ha sido muy complicado. Se han producido largas colas de coches que circulaban a poca velocidad por la nieve que cubría la autovía. Muchos coches se quedaron parados en las cunetas porque no podían circular o porque sus conductores estaban poniendo las cadenas.

En la A-6 en Guitiriz la nieve y el vuelco de un camión cerca del área de servicio provocaron retenciones kilométricas de vehículos en dirección hacia Madrid.

Nevadas y granizo

Hay también numerosos problemas en la red secundaria. La LU-633, entre los kilómetros 0 y 24, en el Alto do Poio -Pedrafita do Cebreiro-, ha tenido que ser cortada al tráfico a causa de la acumulación de nieve. Es preciso el uso de cadenas en el corredor C.G. 2.1, entre Chantada y o Alto do Faro, concretamente entre los kilómetros 36 y 42, al igual que entre los kilómetros 8-16 de la LU- 651, en el Alto do Boi, en el municipio de Quiroga. También es necesario el uso de cadenas en la LU-530, que va de Lugo hasta A Fonsagrada, prácticamente desde el kilómetro 23, a la altura de Castroverde, y también en la LU-701, hasta el límite con la provincia de León, en el Alto do Acebo. Tampoco se puede circular sin cadenas en la carretera Nacional VI, entre los kilómetros 441 y 432, a su paso por Pedrafita do Cebreiro. también hay que extremar la precaución por la LU-540 a la altura del alto da Gañidoira, en Muras. Un vehículo se ha salido de la vía esta mañana en este punto.

También hay problemas por las nevadas en las carreteras de la provincia de Ourense. En la OU-0704 en Manzaneda, en la OU-531 en O Forriolo, en la A-52 poco después de A Gudiña entre los kilómetros 112 y 130 con prohibición de circulación para camiones y articulados y en la OU-536 en el Alto do Couso.

En la provincia de Pontevedra, los problemas se han concentrado en el interior. Entre otras, hay circulación condicionada en la EP-7201 y la N-541 en Forcarei, en la PO-255 en O Covelo, en la PO-206 en Lalín, en la PO-212 en Rodeiro y en la AP-53 y la N-525 en Dozón.

En la provincia de A Coruña, unos 15 coches tuvieron que parar la circulación a las siete y veinte de la mañana a causa de una fuerte granizada que cayó cuando circulaban por la carretera de Ordes a Montouto a su paso por la localidad coruñesa de Abegondo. El granizo ha invadido buena parte de los municipios de la comarca de Betanzos. En algunos puntos las tormentas han descargado hasta en tres ocasiones en lo que va de mañana.

Vigilancia especial por la crecida de los ríos

Desde esta mañana desde el 112-Galicia se vigila con especial atención la crecida de los ríos. En especial, el Miño en Ourense, el Tambre en Ames y el Támega, que ya dio problemas ayer.

Sigue complicada la situación en Ribadavia. El río anega zonas cercanas a la cuenca y no es capaz de desaguar en el Miño porque este también va muy crecido. Anoche estaban en prealerta el Avia, en Ribadavia, y el Miño, en A Peroxa, y en activación en la capital. Los embalses siguen al máximo de su capacidad.

En Bergantiños, el agua hizo impracticables el bosque de Añón, Verdes y la carballeira de Baio. Se inundó asimismo la zona del puente medieval de Brandomil.

En la orilla sur de la ría de Arousa, los servicios de emergencias y los vecinos tampoco pierden de vista los ríos. Algunos ya han superado todos los límites. Es el caso del Umia, que se salió de su cauce en puntos como Vilanoviña (Meis), donde fincas y viñedos están anegados. También el Valga se desbordó en el municipio del mismo nombre, obligando a cortar algún paso bajo la vía del tren e inundando varias fincas y terrenos de cultivo.

Una semana de borrascas

Galicia encadenará otra semana más una serie de borrascas que prolongarán el tiempo invernal al menos hasta el lunes que viene, según las previsiones de MeteoGalicia. «No serán ciclogénesis como las de la semana anterior, pero sí borrascas, y la verdad es que son muchos días ya de mal tiempo, porque esto se inició a mediados de diciembre y no va a dar tregua hasta mediados de febrero», precisan fuentes del organismo meteorológico.

Stephanie dejó esta madrugada en la comunidad gallega vientos muy fuertes y lluvias intensas, en ocasiones en forma de tormentas con aparato eléctrico y con granizo. Este nuevo temporal, que llegó procedente de Lisboa, activó la alerta naranja durante la madrugada y dejó 69 incidencias, de ellas 37 en la provincia de Pontevedra y 32 en A Coruña. La mayoría por caída de ramas u otros objetos.

Esta madrugada en las zonas despejadas de A Coruña era imposible luchar contra el viento «huracanado» que soplaba procedente del norte. Los bomberos han tenido que realizar varias intervenciones por caída de cristales y de un árbol cerca del hospital Quirón. Además esta mañana se ha cortado el acceso principal a los muelles de San Diego y Centenario del puerto por el desprendimiento de unas chapas metálicas y un vuelo que salía de Alvedro lo ha hecho finalmente desde Lavacolla.

Parece que antes de una nueva «tempestad», la calma llegará a Galicia. Según Meteogalicia, los temporales darán mañana una tregua, lo que propiciará que las nubes se alternen con los claros. Sin embargo de madrugada aún se registrará el paso de un frente que dejará cielos cubiertos y chubascos generalizados por la mañana, pero que remitirán por la tarde. La cota de nieve se elevará a los 1.300 metros y los vientos soplarán de componente oeste, moderados en el litoral norte y flojos en el resto. Las temperaturas ascenderán ligeramente con respecto a las de la jornada de hoy.

Sin embargo, la Xunta ya ha alertado de la existencia de un temporal de viento que afectará durante la madrugada del lunes a la zona de la Mariña de Lugo. Según datos de la Agencia Estatal de Meteoroloxía (Aemet), a las 3 de la mañana se iniciará un viento procedente del sur y suroeste con unas rachas máximas de hasta 110 kilómetros por hora. Las previsiones apuntan a que el temporal remitirá en torno a las 9 de la mañana, bajando la alerta al nivel amarillo.

La costa de las provincias de A Coruña y Pontevedra también estará bajo los efectos de un nuevo temporal. Según Aemet una alerta naranja afectará a estas zonas desde las 12 de la noche y se extenderá hasta las 9 de la mañana. En toda la costa atlántica el viento soplará del suroeste, con fuerza 8 o 9 y olas que podrán llegar a los 6 metros de altura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos

La nieve deja a 5.200 niños sin clase y provoca problemas en la red viaria