«Stephanie» deja vientos de 100 kilómetros por hora de madrugada

La crecida de los ríos en Galicia anega cultivos e inunda vías en varios municipios

Bosque anegado en Carballo
Bosque anegado en Carballo

La Voz | Europa Press

Una nueva borrasca, Stephanie, se deja sentir ya desde primera hora de la madrugada en Galicia, a donde ha llegado tras causar problemas en Lisboa. El nuevo temporal llega con lluvia intensa y fuertes vientos del sur que, después de unas horas de calma, darán paso a fuertes ráfagas procedentes del norte. Pero esto último será, tal y como explican desde MeteoGalicia, en torno a la una o las dos de la madrugada del lunes.

Poco antes de la medianoche, ya se registraron vientos cercanos o superiores a los 100 kilómetros por hora en A Coruña (97 km/h), Corrubedo (105), Vigo (92), Lira (112), Cariño (98) o Corcubión (100). Está decretada la alerta naranja en el todo litoral por fuerte oleaje y en el interior hay alerta amarilla en la provincia de Pontevedra, el sur de Ourense y la montaña de Lugo por fuertes vientos e intensas precipitaciones.

A partir de esta medianoche, el aviso será naranja en toda Galicia hasta la tres de la madrugada. Durante esas tres horas se notarán con más fuerza los efectos de Stephanie, en forma de fortísimas rachas de viento. Durante todo el día de mañana lunes habrá alerta amarilla por nieve en el sur de la provincia de Ourense, la montaña lucense y el interior de la provincia de Pontevedra.

Crecida de los ríos

La crecida del caudal de diversos ríos en Galicia como consecuencia de las fuertes precipitaciones registradas en los últimos días en la Comunidad anega cultivos e inunda vías en diferentes municipios, especialmente en el interior de la provincia Ourense.

En concreto, en la provincia de Ourense el río Avia está en alerta y amenaza varias zonas de Ribadavia; mientras que en A Limia quedaron cortadas varias carreteras y pistas agrícolas de Xinzo, Trasmiras, Vilar de Barrio, Sarreaus y Sandiás, como consecuencia de la crecida de los caudales.

Sobre esta cuestión, el presidente de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, ha informado de que los niveles de los embalses de Galicia-Costa están en «el 90 por ciento de ocupación», al estar «prácticamente todos llenos, salvo aquellos que tienen un nivel de resguardo para esta época de invierno al contar con un nivel de amortiguación».

Efecto acumulativo

En una entrevista concedida a Radio Nacional de España, que recoge Europa Press, Menéndez ha explicado que «los niveles son muy altos para esta época del año y se puede decir que casi que históricos». Ha destacado que «los ríos están altos», pero no lo considera algo «extraordinario», ya que es «un momento en los que los ríos intentan ocupar las llanuras de ocupación natural en el caso de que no hubiese asentamientos humanos». De hecho, desde el 1 de octubre van más de 15 alertas por posibilidad de desbordamiento de ríos en Galicia, en una cuestión «anormal», según explica Menéndez.

Aún así, según señala Augas de Galicia los temporales «están siendo de menos intensidad» que los de años como 2010 o 2011, pero «en la lluvia hay un efecto acumulativa», de forma que «el suelo está saturado y puede ser que un temporal de menor intensidad de lluvia que otro que llegase individualmente en otro momento tenga unos mayores efectos, porque no hay capacidad de retención en ese suelo».

A este respecto, Francisco Menéndez explica que, aunque de forma individual las lluvias no son tan fuertes como en otras ocasiones, «la suma de todos ellos sí que está provocando efectos de agregación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

«Stephanie» deja vientos de 100 kilómetros por hora de madrugada