El conductor del choque del tren no tenía carné, ni seguro, ni ITV

Juan Carlos Rodríguez dice que se le rompió la rueda y que pidió ayuda

Un vecino atraviesa el paso a nivel de Porto, en Salvaterra, donde se produjo el accidente.
Un vecino atraviesa el paso a nivel de Porto, en Salvaterra, donde se produjo el accidente.

Vigo / la voz

Un accidente hizo que la furgoneta se interpusiera en la trayectoria del tren Vigo-Irún la tarde del lunes en Salvaterra y se la llevara por delante. El conductor, Juan Carlos Rodríguez, explicó que la plataforma de paso es muy estrecha y una rueda trasera se deslizó hacia la vía. El eje se partió y no fue capaz de mover el vehículo. A pesar de estas circunstancias, no se libra de la imputación de la Guardia Civil por presuntos delitos contra la seguridad vial y conducción bajo los efectos del alcohol.

El accidente no habría sucedido si este vecino de la parroquia de Porto no se hubiera puesto al volante, algo para lo que no se encuentra habilitado. Según ha podido averiguar este periódico, demás de tener el permiso de conducir caducado desde hace años, se lo habían retirado tras dos sentencias judiciales. Uno de los fallos que lo condenaron conllevaba además la obligación de hacer un curso de reeducación vial, que, por otra parte, tampoco realizó.

0,64 en el test de alcoholemia

Además, el vehículo siniestrado carecía de seguro y tampoco había pasado la inspección técnica obligatoria. Para colmo de irregularidades, una hora después del incidente, miembros de la Guardia Civil del destacamento de O Porriño le practicaron una prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,64, superior al límite penal establecido.

El suceso se produjo sobre las ocho de la tarde del lunes. Según el testimonio del conductor, había salido de su casa en la parroquia de Porto con su furgoneta para ir a recoger abono. Al quedarse atrapado en el paso a nivel, afirma que intentó pedir ayuda y que dejó las luces de la furgoneta encendidas para hacerla visible.

Otro conductor que circulaba detrás de él intentó prestarle ayuda, «pero el vehículo no se movía ni hacia adelante ni hacia atrás». Afirma que la persona que quiso auxiliarlo hizo una llamada a la Guardia Civil para advertir del peligro, mientras él fue a su casa para buscar el teléfono de un amigo que tiene un tractor para poder remolcar la furgoneta.

Sin embargo, no le dio tiempo porque poco después el tren pasó y se llevó la furgoneta por delante. «Estoy hundido», reconocía ayer este hombre que hace trabajos de carpintería, para quien su único consuelo es que no se hayan producido víctimas.

«Esa plataforma está mal, todos los vecinos se quejan, allí los coches caen porque no dan girado», aseguró. El choque se produjo en una recta y cree que «el tren podía haber parado, de hecho lo hizo 50 metros más adelante».

Irregularidades

Juan Carlos Rodríguez reconoció ayer que carece de seguro porque solo utiliza la furgoneta para realizar tareas propias del campo y que no suele circular con la misma por vías convencionales, sino por pistas forestales donde no suele haber tráfico, ni tampoco controles de la Guardia Civil. También confesó que había bebido unas copas de vino y que después del accidente lo siguió haciendo para calmar la desesperación que vivió en aquellos momentos.

Los restos del vehículo continuaban junto a la vía ayer por la mañana. El brutal choque de la máquina seccionó en dos partes el vehículo y una de ellas la arrastró más de 250 metros. Miembros de la Policía Judicial de la Guardia Civil han abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de este siniestro.

Técnicos del ADIF confirmaron al 112 Galicia que se trató de un tren que hacía la línea Irún-Vigo, con 23 pasajeros a bordo, de los cuales todos resultaron ilesos y fueron evacuados en autobuses hasta la estación de Guixar, en Vigo.

Fuentes del 112 confirmaron que el vehículo que fue arrollado tuvo una avería. Técnicos de ADIF Emergencias explicaron que el tráfico ferroviario quedó restablecido alrededor de las doce de la noche.

Quejas vecinales

El accidente ha reabierto el debate sobre la seguridad de los pasos a nivel en las áreas rurales. Vecinos de la parroquia de Porto reclamaron ayer la supresión del paso a nivel, que consideran muy peligroso, debido a que es muy estrecho, lo que obliga a los conductores a tener mucha precisión para poder pasar sin incidencias.

Juan Rodríguez, vecino de la zona, relata que hace unos meses una ambulancia se quedó bloqueada en otro paso a nivel de la localidad.

José Núñez Ferreira, otro vecino de la localidad, afirma que hace dos meses también se quedó atrapado al salir una rueda de su vehículo del paso a nivel, pero pudo salir.

Votación
6 votos

El conductor del choque del tren no tenía carné, ni seguro, ni ITV