Un edil renuncia a ser alcalde de Crecente al no compensarle el sueldo de 2.200 euros

El Consejo de Ministros aprueba los salarios de los regidores municipales


Crecente / La Voz

El concejal de Urbanismo de Crecente, Servando Rodríguez, iba a convertirse ayer en el alcalde. Pero, tras muchas discusiones con sus compañeros, finalmente no ha asumido el puesto porque el sueldo de regidor es incompatible con la pensión que recibe por sus largos años de trabajo como experto informático en Unión Fenosa. «No me compensa», admite Rodríguez, de 70 años, que reside en Vigo y que si fuese mandatario se vería obligado a desplazarse diariamente a su municipio de origen situado a 62 kilómetros y a dejar de cobrar la jubilación.

Por esta circunstancia, Marisol Gómez se convirtió en la primera alcaldesa del municipio, de 2.367 habitantes y con mayoría absoluta del PP, tras ser apartado del cargo, por sentencia judicial, el anterior regidor, Julio César García Luengo. A Gómez le correspondía por orden de lista suceder a Luengo, pero iba a declinar la responsabilidad en Servando Rodríguez, ya que era reacia, por motivos personales, a asumir la alcaldía. Esta mujer de 50 años y auxiliar de enfermería de profesión tenía hasta ahora dedicación parcial por la que cobraba unos 1.200 euros al mes. Ahora pasará a recibir 2.200. «Yo no quería pero entre todos los compañeros me han convencido», señala la nueva alcaldesa. «Me estoy mentalizando para el cargo porque una cosa es ser número dos y otra tener que tomar tú las decisiones», apostilla la primera mujer que gobierna en un pueblo donde los García Luengo han mandado desde 1979.

La discusión sobre los salarios en Crecente coincide con la aprobación de la tabla de sueldos de los alcaldes, aprobada por el Gobierno. Los regidores de municipios con menos de 5.000 habitantes pueden recibir como máximo 40.000 euros al año.

Prevaricación

La primera tarea de Gómez al frente del municipio será dar continuidad a los expedientes que dejó incoados el anterior regidor. García Luengo fue condenado por prevaricación por no derribar la mayor empresa del municipio, un aserradero y secadero de maderas. La denuncia fue presentada por una familiar del anterior alcalde, padre del destituido. Y lo curioso es que la empresa denunciada también pertenecía a otro familiar de los Luengo. La Fiscalía actuó de oficio en este caso. Fue una iniciativa del fiscal jefe de Pontevedra. Mientras los tribunales instaban a la demolición de la casa, García Luengo se resistía a ejecutar la orden. El cambio de ley de la Xunta permitió legalizar la empresa, que llevaba 15 años de forma irregular. Pero aún así Luengo fue inhabilitado y la sentencia se ejecutó el pasado día 15.

Antes de dejar al alcaldía el regidor buscó el apoyo ciudadano recogiendo firmas para que el Gobierno lo indultase. Sin embargo, no consiguió esta medida de gracia. El portavoz del BNG, Benigno López, criticó que se hubiese «mendigado» el indulto.

El exregidor estará apartado durante un año, que dedicará a estudiar mientras cobra el paro. Luego no sabe qué hará, aunque no descarta volver. La recién nombrada alcaldesa confía en que Julio César García Luengo regrese. «Esperamos que dentro de un año lo tengamos con nosotros de nuevo como alcalde», dice Gómez, que asegura que «en la toma de posesión me han tratado muy bien».

De hecho, el portavoz del PSOE, Javier Vidal, le brindó colaboración para sacar adelante los temas que sean de interés para el municipio. Vidal subrayó el hecho de que por primera vez una alcaldesa se haga cargo de Crecente y que la familia García Luengo abandone el poder.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

Un edil renuncia a ser alcalde de Crecente al no compensarle el sueldo de 2.200 euros