El asesino dice que prefirió matar a su mujer antes que verla sin casa

Inmaculada Eiroá González
Inma Eiroá VIVEIRO / LA VOZ

GALICIA

El hermano e hijo de las fallecidas, con más familiares, ayer, en el entierro, que se celebró en el cementerio parroquial de Cervo.
El hermano e hijo de las fallecidas, con más familiares, ayer, en el entierro, que se celebró en el cementerio parroquial de Cervo. PEPA LOSADA

Confesó que sabía que su esposa tenía un seguro, del que puede ser beneficiario

17 ene 2014 . Actualizado a las 14:28 h.

Las dos mujeres, madre e hija, asesinadas el lunes en Riocovo por el marido de la segunda, José Ángel Cuadrado Fernández, según él mismo reconoció en varias declaraciones, recibieron ayer sepultura en el cementerio de Cervo. Un gran número de mariñanos siguieron en silencio el sepelio.

Los detalles del asesinato facilitados por Cuadrado han impactado a los mariñanos y al círculo más cercano del hombre, que tiene de él una imagen de persona tranquila que, según algunas fuentes, siguió mostrando tras su detención. Sorprendió que mantuviera la compostura, que no desvariara y que en ningún momento mostrara arrepentimiento por los asesinatos que se le imputan. Es un caso que jurídicamente se ha considerado por el momento como un delito de violencia doméstica, de ahí que el Juzgado de Instrucción número 1 de Viveiro, se inhibiera ayer en favor del 2, por ser competente en la materia. Las posibles causas económicas también planean y mucho sobre este doble crimen.

Durante su declaración en el juzgado el asesino confeso manifestó que su única motivación fueron los problemas económicos, y que prefirió matar a su esposa antes que verla sin casa. Añadió que ignoraba si su suegra tenía un seguro de vida, pero explicó que cree que su mujer sí lo tenía, con Mapfre, y que, si bien no conocía la cuantía de dicho seguro ni quien es el beneficiario, supone que sería él.

La ley, como principio general, estipula que la persona que genera el riesgo, en este caso sería la muerte de la mujer, si fuera el beneficiario, no podría cobrarlo. Si el seguro estuviera vinculado a un préstamo bancario, el beneficiario sería el banco. Y si hubiera contraídas deudas con ese banco, lo cual no está confirmado, indirectamente habría salido beneficiado.

El detenido, como ya se avanzó ayer, reconoce que su empresa Villarino Obras S. L. tiene unos 140.000 euros de deuda con la Seguridad Social y como consecuencia de ello, le han embargado todos sus bienes y también la nómina de su mujer. No tenía ningún ingreso ni forma de pagar las deudas. Por eso decidió matarlas y luego quitarse la vida, a lo que no se atrevió.