Tres vecinos de Meirás han desaparecido tras ser arrastrados por una ola en Valdoviño. Se trata de Juan Bedoya, su hija Patricia y un cuñado del primero, Rodrigo. Una hija de este último permanece ingresada en el hospital Marcide. Varias patrullas de la Guardia Civil, Protección Civil y Salvamento Marítimo participaron en labores de rescate durante la tarde, que han sido suspendidas por falta de luz.

La costa gallega está hoy en alerta roja (riesgo máximo) por fenómenos costeros, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). De hecho, las mediciones registradas en las boyas de la red de Puertos del Estado han arrojado ya una altura de las olas de más de doce metros en Cabo Vilano y por encima de los once en Estaca de Bares.

No obstante, las condiciones de viento y lluvia en tierra se encuentran en valores normales, por lo que la alerta roja queda activada solo en la costa, según han informado desde Meteogalicia. Las previsiones apuntan a que la situación empeorará a medida que avance la tarde, especialmente a la hora de la pleamar-alrededor de las 20.00 horas-.

A primera hora de la mañana se registraron olas de entre cuatro y cinco metros, pero los valores aumentaron rápidamente y se espera que sigan esa tendencia durante la tarde.

Para mañana se prevé que empiece a remitir la crecida, aunque todavía con olas de unos siete metros.

Las temperaturas durante esta jornada serán suaves, puesto que las mínimas ascenderán entre moderada y notablemente mientras que las máximas ascenderán ligeramente.

Incidencias

A Mariña. Árboles, contenedores, carteles... El temporal ha dejado un reguero de cosas caídas por A Mariña, donde en las últimas horas de ayer domingo y las primeras de este lunes soplaron vientos de hasta 133,7 kilómetros por hora.

Cerca de ahí, en la carretera que comunica Burela con Rúa, a la altura de San Román, en la zona de la estación de bombeo, un árbol cayó sobre la carretera y la mantuvo cortada toda la noche. No llegaban a las once de la noche de ayer, domingo, cuando quien conducía una furgoneta por Riocobo, en el municipio de Cervo, se vio sorprendido al caerle sobre el parabrisas un árbol. No hubo que lamentar daños personales en ninguno de esos incidentes.

Ferrolterra. La corriente formada por el temporal de mar arrancó de cuajo el pantalán de la Confraría de Pescadores de Ares, hundiendo un pesquero, el «Linares», y al menos tres embarcaciones deportivas, además de romper otras tantas, según los datos facilitados por el patrón mayor, Juan Fuentes. Pescadores y otros vecinos lograron salvar las otras lanchas.

En la playa de O Xuncal, en Ares, encalló un velero, tras soltarse de las amarras por el temporal. Algo similar ocurrió en la playa de Perbes, en Pontedeume, con otro barco de vela de menos de ocho metros de eslora.

Costa da Morte. La fuerza de las olas ha dañado considerablemente el pretil que separa el templo de A Virxe da Barca de las rocas, un muro de unos 50 centímetros de altura y un considerable ancho. Ocurrió a primera hora de la mañana. Es el lugar donde numerosos vecinos turistas y visitantes se sientan habitualmente para observar la belleza del mar.

En Laxe, una decena de embarcaciones capean el temporal en la punta del muelle, ya que en el interior se ha hundido el María Cristina, un barco de unos ocho metros de eslora. También se han ido a pique embarcaciones más pequeñas en Sardiñeiro, Brens e incluso Malpica.

Vigo. El puente de Samil ha quedado cerrado por el desbordamiento del río Lagares. El temporal dejó también durante la Noche de Reyes en Vigo siete desperfectos, sobre todo por caída de árboles, inundaciones y riesgo de desplome de antenas y elementos de fachada. El centro de Gondomar fue anegado a las diez de la mañana por una inundación de más de un metro de profundidad por el desbordamiento del río Miñor.

Barbanza. La acumulación de las lluvias de los últimos días provocó en la tarde de ayer el desprendimiento de un talud de la autovía de Barbanza, la AG-11, a la altura de Lestrove (Dodro).

Los fuertes vientos también provocaron el derrumbe del mítico carballo de A Chaínza, en Noia. El árbol, seco desde hace al menos 30 años, se hizo famoso por estar citado en una cantiga gallega. Hoy fueron muchos los vecinos que se acercaron a verlo y a recoger algunos trozos de recuerdo.

Lugo. Las intensas lluvias y el viento generaron algunos problemas menores en la zona centro de Lugo. Durante la noche cayeron ramas y árboles y hubo algún desprendimiento de tierra. Las carreteras están despejadas y apenas queda nieve en las altas cumbres. Tráfico recomienda precaución.

Votación
111 votos

Buscan a tres personas de una misma familia que fueron arrastradas por el mar en Valdoviño