El vigilante ratifica ante el juez que Beatriz Sestayo intentó atropellarlo

La diputada socialista deberá decidir ahora si invoca su condición de aforada, lo que provocaría la remisión del caso al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia


La Voz / Santiago

El juez José Antonio Vázquez Taín tomó declaración este miércoles al guardia de seguridad del Parlamento que denunció a la diputada socialista Beatriz Sestayo por un presunto intento de atropello producido cuando a la ferrolana se le prohibió acceder con su coche al parking subterráneo del Parlamento gallego, debido a que ya tenía otro vehículo estacionado allí desde hacía siete meses.

El vigilante acudió con su abogado a los juzgados de Fontiñas, en Santiago, para reiterar la denunciar hace más de un mes en la comisaría de la Policía Nacional y responder a las preguntas que le hizo tanto el juez, como su abogado y el letrado que defiende los intereses de Beatriz Sestayo, el compostelano Ramón García Seara, que también se personó en el acto.

Tras prestar declaración durante algo más de un cuarto de hora, los convocados evitaron hacer declaraciones, pues se limitaron a precisar el caso «sigue su curso» y ahora es al juez Vázquez Taín a quien le compete practicar las diligencias que estime oportunas. Y entre ellas figura la posibilidad de convocar como testigo al policía autonómico que fue testigo del altercado vivido entre el vigilante y Beatriz Sestayo, así como solicitar formalmente copia de la grabación de las cámaras de seguridad del Parlamento, que recogieron el incidente, siempre y cuando Setayo no invoque su condición de aforada, lo que provocaría que el asunto fuera remitido al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Los hechos denunciados se remontan al pasado 29 de octubre, día de pleno en el Parlamento, cuando Beatriz Sestayo intentó acceder al aparcamiento subterráneo de la casona de O Hórreo. El guardia, cumpliendo instrucciones, le denegó el acceso arguyendo que había desatendido los requerimientos para que la diputada retirara el parking otro coche que llevaba siete meses inmovilizado. Tras un intercambio de palabras, según se refleja en la denuncia, Sestayo dio «pequeños acelerones» con su vehículo para «intimidar» al vigilante, que dijo temer ser atropellado.

Sestayo no pudo entrar al garaje y optó por dejar su coche abandonado en la entrada con las llaves puestas, provocando un atasco en la calle adyacente. Media hora más tarde, una trabajadora del grupo parlamentario socialista acudió por encargo de la diputada a subsanar la situación y a estacionar debidamente el turismo fuera del parking.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
48 votos

El vigilante ratifica ante el juez que Beatriz Sestayo intentó atropellarlo