Martiño Noriega medita dimitir como número 2 de Anova

Carlos Punzón
carlos punzón REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El diputado Antón Sánchez achaca a la cúpula copiar el estilo del BNG

18 dic 2013 . Actualizado a las 13:05 h.

Anova está inmersa en una crisis interna que está a punto de propiciar cambios en la cúspide de su dirección e incluso abocar a la organización nacionalista liderada por Xosé Manuel Beiras a la celebración de una asamblea nacional extraordinaria en la que medir las fuerzas de los dos sectores en los que se ha dividido la formación.

La tensa reunión de la coordinadora nacional de Anova celebrada el sábado, en la que se decidió por 39 votos frente a 35 expulsar a 17 afiliados de Redondela, fue el escenario en el que se evidenció esa fractura interna que tomó aún más cuerpo al anunciar en su intervención el coordinador nacional de la organización, Martiño Noriega, su intención de llevar a cabo una reflexión durante unos días para decidir si continúa como número dos tras Beiras o presenta su dimisión.

Según ha podido conocer La Voz, Noriega se ha dado de margen hasta el viernes para exponer sus inquietudes a distintos grupos de Anova para conocer sus posturas antes de poner o no fin a su cargo. La expulsión de los críticos de Redondela fue el detonante del anuncio del número dos de Anova y alcalde de Teo, pero en su entorno mantienen que el sector oficial de la organización habría dificultado en extremo el trabajo del coordinador nacional desde que fue elegido. El sector de Noriega critica que se haya instalado en Anova además una dinámica de gestión que aseguran se basa solo en el poder de los votos en los órganos internos y no en la búsqueda de consensos entre sus distintas sensibilidades.