La Audiencia de Lugo no atiende el recurso de indefensión de Cacharro y lo lleva a juicio

El expresidente de diputación lucense está imputado por prevaricación por adjudicar la redacción de proyectos

La Voz

La Audiencia Provincial de Lugo no atendió los recursos presentados por Francisco Cacharro Pardo en el caso de la operación Muralla y decidió que el expresidente de la Diputación de Lugo se siente en el banquillo.

La macroinvestigación del fiscal jefe de Lugo que dio lugar a la operación Muralla ocurrió hace ya siete años, y se inició con un gran registro e incautación de documentos de la Diputación lucense. Fueron imputados varios de los técnicos que supuestamente desviaban la redacción de proyectos de la Diputación a gabinetes particulares, cobrando por ello, pero a Cacharro no lo imputaron. La gran sorpresa saltó a principios de este año, cuando el anterior fiscal jefe estudió el caso antes de irse a A Coruña y decidió que había motivo para acusar al expresidente provincial. La jueza instructora rechazó en marzo los argumentos del fiscal y emitió un auto diciendo que no había materia para atribuirle un presunto delito de prevaricación. Sin embargo, tras un recurso del fiscal se pronunció la Audiencia Provincial de Lugo, que sí decidió imputarlo para que pudiese defenderse, y así ocurrió el pasado mes de julio, cuando el político acudió por primera vez a declarar como imputado, siete años después de la intervención de la Diputación. Tras su declaración, con las mismas pruebas que antes, la misma jueza decidió ahora seguir el mismo criterio que la Audiencia y decidió que había indicios de delito para mantener la imputación.

La defensa de Cacharro argumentó que han pasado casi siete años y los hechos estarían prescritos, además de que le imputan haber firmado más de cien contratos para adjudicar proyectos fuera de la Diputación, aunque en realidad son solo cuatro. También argumentó que fue imputado por la declaración de un técnico, pero sin estar presente la defensa de Cacharro en dicho interrogatorio, que además no quedó grabado. Por estas y otras cuestiones, la defensa de Cacharro Pardo argumentó en un escrito de decenas de páginas que se estaba vulnerando su derecho a la tutela judicial efectiva y que se producía indefensión.

Sin embargo la Audiencia no entró en el fondo de esos argumentos y decidió en un escueto auto que se lleve al banquillo a Cacharro porque en la vista oral ya tendrá ocasión de demostrar su inocencia, si es el caso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La Audiencia de Lugo no atiende el recurso de indefensión de Cacharro y lo lleva a juicio