La red de esclavas sexuales de Vigo las coaccionaba con sus hijos

La policía liberó en Toledo a dos niños retenidos por la mafia nigeriana

E. Vázquez Pita
Vigo / La Voz

La Policía Nacional ha liberado a dos niños que estaban sedados y atados en un piso en Toledo y que servían como moneda de cambio para coaccionar a africanas para ejercer la prostitución o la mendicidad. Esta red de vudú fue destapada en Vigo.

La red fue descubierta en febrero, la Ucrif de Vigo detectó a una nigeriana, en la zona donde trabajan en Beiramar y los agentes sospecharon que podría tratarse de una víctima. Tras hablar con ella, activaron un protocolo en el cual se le da a la víctima un período de reflexión por si decidía colaborar con la policía o no. O bien le dan protección, o si no se la expulsa de acuerdo con las autoridades hacia su país. En este caso, la joven quiso colaborar, dijo que era nigeriana, que la red la había captado en su país y que la trasladaron vía terrestre a Marruecos. Cuando llegó a Rabat, pasó a varios pisos de la organización, donde estaban las mujeres de Nigeria, Argelia, Mali y Costa de Marfil. Las tenían durante un año en espera, pero no gratis, pues las prostituían o en el caso de esta víctima la obligaban a ejercer la mendicidad.

En cuanto entraban en España, la organización se quedaba con los niños de ellas, las mandaban para fuera y la moneda de cambio para amenazarlas era usar los críos.

Tras el relato de la víctima localizada en Vigo, el Juzgado de Instrucción número 7 de Vigo comenzó las investigaciones, que se extendieron a otras. El asunto llegó a la brigada central de trata de seres humanos. Los responsables fueron localizados, uno en Marruecos, y otros en España, donde fueron descubiertos sus pisos. La red tenía una vivienda en Toledo, en Valmojado, donde los agentes descubrieron a varios niños que eran los hijos de las mujeres obligadas a prostituirse. Un matrimonio los tenía custodiados. Los niños estaban atados a las camas para que no se escapasen o con cuerdas de tendales. Además, les daban barbitúricos para que los niños no fuesen pesados o sus llantos o gritos levantasen sospechas. A los agentes les llamó la atención que en las condiciones en que estaban los niños podría haber ocurrido una tragedia de producirse un accidente.

Los niños, de 3 años, estaban encerrados en habitaciones separadas y eran amordazados y atados a la cama, e incluso sus secuestradores los dormían con sedantes o somníferos. Soportaban vejaciones y humillaciones y tenían malnutrición y falta de aseo personal.

La red usaba a los menores como moneda de cambio para las mujeres, para coaccionarlas. La red intentaba embarazarlas durante su ruta, y al aparecer con un niño en España, se beneficiaban de la residencia. Otras veces, el motivo era que los hijos servían para coaccionarlas.

Tras las investigaciones iniciadas el 29 de julio, la policía descubrió que España era la puerta de entrada y que una rama se extendía por Francia, principalmente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La red de esclavas sexuales de Vigo las coaccionaba con sus hijos